El 80% de los venezolanos en Colombia no tiene suficiente comida

14 Septiembre 2018

El Programa Mundial de Alimentos alerta de que el creciente flujo de personas que huyen de Venezuela está desbordando a los Gobiernos y comunidades de acogida y pide a la comunidad internacional más ayuda para asistir a los migrantes y refugiados.

El 80% de los venezolanos en Colombia no tienen garantizada la alimentación, según el Programa Mundial de Alimentos

Miles de personas siguen cruzando a diario la frontera entre Venezuela y Colombia. Aunque el Gobierno y las comunidades de acogida están haciendo todo lo posible, los recursos se están viendo desbordados por el creciente flujo de migrantes y refugiados.

"Cuando las familias llegan a los albergues reciben comida caliente y pueden quedarse entre tres y cinco días, pero después se tienen que marchar para dejar sitio para los siguientes. Muchos se quedan en la calle o viven en asentamientos informales", decía Hervé Verhoosel, portavoz del PMA, en rueda de prensa en Ginebra.

Cuando salen de los albergues, los migrantes tienen muy difícil encontrar un trabajo que les permita ganar dinero para comprar comida. "En el caso de que encuentren o alguien les de comida, no es ni suficientemente nutritiva ni suficientemente diversa”, dijo el portavoz, que puso como ejemplo que solo el 1,7 por ciento de las mujeres que dan el pecho recibe algún tipo de suplemento nutricional.

En esa situación desesperada, los venezolanos quedan en una situación muy vulnerable.  “Generalmente las mujeres son las cabezas de familia y tienen un acceso muy limitado a servicios básicos, por lo que se arriesgan a ser reclutadas como prostitutas por grupos armados”, explicó.

Más de un millón de venezolanos se han quedado en Colombia, según las cifras de la oficina de migración de ese país. Otros 547.000 han cruzado el país rumbo a Ecuador y 410.000 se han asentado en Perú.

“Tenemos que ayudar a la gente atrapada en lo que se ha convertido en una crisis regional. Los migrantes cada vez usan más Colombia como un corredor para entrar a Ecuador, Perú y otros países sudamericanos, desbordando a los Gobiernos de acogida”, dijo Verhoosel. “Este éxodo masivo, uno de los mayores de la historia en Latinoamérica, va a continuar”.

Entrega de alimentos

El Programa Mundial de Alimentos ha entregado ayuda de emergencia a más de 60.000 venezolanos en la frontera de Colombia y recientemente ha comenzado a operar en la frontera de ese país con Ecuador.

También han puesto en marcha cocinas comunitarias que ofrecen dos comidas calientes al día a los más vulnerables: mujer, niños, personas mayores y discapacitados. “Esperamos que el número de personas que piden ayuda siga aumentando”, dice el PMA.

Además, se está entregando tarjetas prepagadas, con valor de 35 dólares o 96.000 pesos, para que puedan comprar alimentos y artículos de higiene personal.

“Como el flujo de migrantes se espera que siga aumentando, el PMA espera que la comunidad internacional siga apoyando la respuesta de emergencia”, señalan. El Programa necesita más de 22 millones de dólares con urgencia.

Según UNICEF, más de 438.000 niños venezolanos necesitan ayuda en los países de acogida. Para estos niños y sus familias sigue siendo difícil regularizar su estatus migratorio, lo que complica el acceso a la salud, educación. “La migración irregular está sometiendo a los niños a un riesgo más alto de discriminación, violencia, xenofobia, explotación y abuso”, señala UNICEF en su último informe.

El Fondo para la infancia ha ajustado su plan de respuesta regional y ha aumentado su llamamiento humanitario de 9 a 28 millones de dólares. Hasta el momento solo han recibido 5 millones, un 19% de lo que necesitan.

 

Últimas noticias relacionadas con el tema

El pasaporte, un nuevo obstáculo en la odisea de los venezolanos

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para los Migraciones (OIM) piden a Ecuador y Perú que garanticen que los venezolanos que necesitan protección puedan ingresar al país, aunque no tengan pasaporte. Más de 5000 personas siguen abandonando Venezuela a diario.