Desarrollo humano, Yemen... Las noticias del viernes

14 Septiembre 2018

Venezuela ha sufrido uno de los mayores retrocesos en el índice de desarrollo humano que elabora la ONU. Solo Siria, Libia y Yemen, tres países con prologados conflictos, han perdido más puestos. Entre los venezolanos que han huido de la crisis y se encuentran en Colombia, el ochenta por ciento  no tienen garantizada la alimentación, según el Programa Mundial de Alimentos.

Venezuela se desploma en el índice de desarrollo humano

Venezuela ha sufrido uno de los mayores retrocesos en el índice de desarrollo humano que elabora la ONU. Solo Siria, Libia y Yemen, tres países con prologados conflictos, han perdido más puestos.

El principal factor, según apunta el informe, es la caída de la renta per cápita.

Eriberto del PNU, especialista del PNUD detalla que cae 16 puestos respecto a cinco años atrás. "Hay indicios de que los problemas sociales que tienen que ver con elementos políticos tiene un efecto sobre el desarrollo humano", dijo.

El éxodo masivo de ciudadanos puede seguir afectado al desarrollo de Venezuela.

A pesar de su caída, Venezuela sigue estando por encima de Brasil, Ecuador, Perú o Colombia. Dentro de Latinoamérica, los únicos Estados que figuran en la categoría de desarrollo humano muy alto son Chile, Argentina y Uruguay.

La clasificación general la encabezan Noruega, Suiza, Australia, Irlanda y Alemania.

Irlanda ha experimentado el mayor ascenso escalando 13 puestos hasta el cuarto lugar; le siguen Turquía, la República Dominicana y Botswana que también han subido ocho puestos.

El 80% de los venezolanos en Colombia no tiene suficiente comida

PMA/Carlos Diago

 

El 80% de los venezolanos en Colombia no tienen garantizada la alimentación, según el Programa Mundial de Alimentos.

Miles de personas siguen cruzando a diario la frontera entre Venezuela y Colombia. Aunque el Gobierno y las comunidades de acogida están haciendo todo lo posible, los recursos se están viendo desbordados por el creciente flujo de migrantes y refugiados.

"Cuando las familias llegan a los albergues reciben comida caliente y pueden quedarse entre tres y cinco días, pero después se tienen que marchar para dejar sitio para los siguientes. Muchos se quedan en la calle o viven en asentamientos informales", decía el portavoz del PMA.

El portavoz dijo que es muy difícil para los venezolanos alimentar a las familias y que si encuentran comida no es nutritiva. Solo el 1,7 por ciento de las mujeres lactantes recibe algún tipo de suplemento nutricional.

Según UNICEF, más de 438.000 niños venezolanos necesitan ayuda en los países de acogida.

Las agencias de la ONU esperan que el flujo de venezolanos saliendo del país siga aumentando por lo que insisten en que son donaciones de la comunidad internacional.

Bombardean un almacén del PMA en Yemen

UNICEF

 

En Yemen, un bombardeo ha alcanzado un almacén del Programa Mundial de Alimentos en Hodeida.

Ese almacén tenía comida para 19.000 personas. Además, los combates pueden impedir que la agencia entregue alimentos a 3 millones y medio de yemeníes.

El puerto de Hodeida que ahora está en control de los rebeldes hutíes y que el Gobierno intenta recuperar es clave para la entrada de la ayuda humanitaria de la ONU.  

"Condenamos cualquier intento de cualquier bando del conflicto de utilizar la ayuda humanitaria y las instalaciones como una herramienta en este conflicto violento y hacemos un llamamiento a todas las partes para que los trabajadores humanitarios hagan su trabajo", declaró el portavoz del PMA. 

De Mistura prosigue los contactos sobre Siria, mientras la ONU se prepara para desplazamientos masivos

 

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se ha reunido hoy en Ginebra con altos funcionarios de Estados Unidos, el Reino Unido, Arabia Saudí, Jordania, Alemania, Francia y Egipto

Les ha informado sobre las discusiones que mantuvo con Irán, Rusia e Irán para crear un comité constitucional.

Mientras tanto, la ONU avanza en los preparativos para el eventual desplazamiento de hasta un millón de civiles de Idlib, 700.000 de los cuales se desplazarían aún más hacia el norte, a zonas bajo control rebelde y la frontera con Turquía; otros 100.000 saldrían de la provincia hacia áreas controladas por el Gobierno.