Los niños no deben ser un blanco de la violencia en los territorios palestinos ocupados

1 Agosto 2018

 Altos cargos de la ONU condenan la violación de los derechos de los niños atrapados en medio de la ocupación israelí en Palestina. Además, deploran que ambos lados utilicen a los menores como objetivo o instrumento de la retórica política y la violencia. 

El abuso a los derechos de los niños palestinos e israelíes debe parar, dijeron altos cargos de diferentes órganos de la ONU que trabajan en el Territorio Palestino Ocupado. 

“Estamos profundamente preocupados de que los derechos de los niños sigan siendo violados y exigimos que se tomen medidas concretas e inmediatas para permitir que vivan libres de temor y para que se den cuenta de todos sus derechos”, declaran en un comunicado conjunto Jamie McGoldrick, coordinadora humanitaria en el Territorio Palestino Ocupado, James Heenan, jefe del  Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en la región, y Genevieve Boutin, representante especial de UNICEF en Palestina.

Los tres afirman deplorar “el cínico uso de los niños en la retórica política y la propaganda por las partes”. 

Los niños no deben ser objetivo de la violencia y no deben ser puestos en riesgo o ser animados a participar en esta.

Uno de los asuntos de particular preocupación fue el llamado hecho la semana pasada por el comité organizador de “La Gran Marcha del Retorno” para que los palestinos se manifestaran bajo el lema “El viernes de nuestros niños mártires” y la consecuente exposición de los menores a la violencia.

“Los niños no deben ser objetivo de la violencia y no deben ser puestos en riesgo o ser animados a participar en esta”, aseguran los funcionarios.

Una violencia que no cesa

A pesar de los llamados, cada semana surgen informes de la Franja de Gaza y otras partes del territorio palestino ocupado con detalles de niños muertos o gravemente heridos, algunos de tan solo 11 años. Al mismo tiempo, los niños en Israel están expuestos al miedo, el trauma y las heridas graves.  

Apenas este mes, siete niños palestinos fueron asesinados con munición real y bombardeos de Israel. Según los informes, dos niñas israelíes de 14 y 15 años sufrieron heridas causadas por cohetes y proyectiles de mortero lanzados indiscriminadamente por grupos armados palestinos contra Israel.

Son apenas los casos más recientes dentro del último recrudecimiento de la violencia en la región. Desde el comienzo de las manifestaciones contra el deterioro de las condiciones de vida en Gaza el 30 de marzo, 26 niños palestinos han sido asesinados, 21 durante las manifestaciones y otros cinco en bombardeos israelíes o fuera del contexto de las protestas.

En el mismo período, cientos de niños más han resultado heridos por munición real. Muchos de estos menores llevarán consigo de por vida las secuelas de sus heridas como resultado de la amputación de extremidades. Además, la ayuda psicosocial que miles de personas necesitan es urgente. 

Los funcionarios indicaron que, aunque la violencia contra los niños se presenta en todo el territorio ocupado palestino, es en particular la Franja de Gaza donde los niños son privados de todo derecho, especialmente en condiciones de vida tan precarias como las que se viven ahí.

Las familias hacen frente a cuatro horas de electricidad por día en el calor sofocante. El agua potable limpia es costosa y difícil de encontrar. El comienzo del año escolar en un mes será muy difícil para decenas de miles de familias que no pueden pagar los suministros escolares básicos.

“Hacemos un llamamiento a Israel, así como a la Autoridad Palestina y las autoridades de Hamas en Gaza, para que pongan los derechos de los niños por encima de cualquier otra consideración y que tomen medidas inmediatas para aliviar su sufrimiento”, finalizaron.