La ONU ofrece su apoyo a la Unión Europea tras su acuerdo sobre migración

29 Junio 2018

Después de intensas negociaciones, la Unión Europea firmó este viernes un acuerdo de migración, cuyos términos específicos aún se desconocen. Líderes del sistema humanitario de Naciones Unidas reaccionaron ante la noticia y ofrecieron su apoyo a los Estados.

Las agencias humanitarias de la ONU dieron la bienvenida al acuerdo de migración alcanzado el viernes por los líderes de Unión Europea que exige que los Estados asuman la responsabilidad dentro de sus fronteras para aquellos que necesitan protección.

En una declaración conjunta, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) dijeron que, si bien los detalles del acuerdo deben ser examinados, “están dispuestos a apoyar un enfoque común”.

Por su parte el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) advirtió que se necesitaban más detalles sobre la detención de menores y el procesamiento de las solicitudes de asilo para los jóvenes.

El portavoz del ACNUR, Charlie Yaxley, señaló que el acuerdo se produce en un momento en el que más de 1000 personas han muerto intentando cruzar el Mediterráneo hacia a Europa por quinto año consecutivo.

Yaxley expresó que existe una “responsabilidad desproporcionada” que se le ha impuesto a un pequeño grupo de Estados por la prolongada crisis migratoria, que alcanzó su punto máximo en 2015, y que se les ha negado la posibilidad de desembarcar a cientos de personas rescatadas en el mar.

Lo que se necesita, según el portavoz, es “un enfoque unificado que se aleje de algunas de las acciones más recientes en las que Estados han buscado unilateralmente endurecer o fortalecer las fronteras o restringir el acceso al espacio de asilo".

Centros de desembarco

Una parte crucial del acuerdo de la Unión Europea implica la creación de "puntos de desembarco regionales" adicionales y "centros de desembarco" para los recién llegados.

El portavoz de la OIM, Leonard Doyle, dijo que la mayoría de estos "debería estar en Europa", aunque estos podrían ubicarse "potencialmente en otros lugares".

"No estamos hablando de centros de procesamiento externos", agregó Doyle, señalando un "acuerdo específico para compartir la responsabilidad y no solo en los llamados estados de primera línea: España, Italia, Chipre, Grecia, etcétera".

Actualmente, Libia es un importante punto de tránsito para migrantes y refugiados que se dirigen a Europa, pero la ONU ha advertido repetidamente sobre las violaciones de los derechos vinculados a los centros de detención allí, incluida la esclavitud, y el tráfico de personas.

Respondiendo a una pregunta sobre el papel de Libia en el acuerdo en Ginebra, el vocero de la OIM dijo que cualquier centro que opere fuera de la UE estaría sujeto a "rigurosos estándares internacionales y monitoreo".

Charlie Yaxley, del ACNUR, también señaló que la agencia "no quiere ver un aumento en la cantidad de personas trasladadas a Libia" en medio de un "clima general de anarquía e inseguridad" que aún prevalece allí.

"Los niños no deberían ser detenidos en función de su estado migratorio, eso nunca es lo mejor para ellos y profundamente dañino".

Hay que proteger a los niños

Sarah Crowe, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dijo que el "tema de la detención" necesitaba aclaración.

"Los niños no deberían ser detenidos en función de su estado migratorio, eso nunca es lo mejor para ellos y profundamente dañino", dijo.

Antes del acuerdo de la UE, la agencia de la ONU sostuvo que un "mecanismo de desembarco europeo bien gestionado y predecible podría salvar la vida de los niños", además de acelerar los procedimientos de asilo y mejorar el acceso a la asistencia jurídica.

Crowe celebró la posibilidad de un procesamiento de asilo más rápido para los niños como un "buen paso". "Los pequeños realmente necesitan una acción oportuna, para que su futuro se decida rápidamente", agregó.

Según la OIM, aproximadamente 40.000 refugiados y migrantes han llegado a Europa a través de rutas marítimas en lo que va del año,

Esto es casi seis veces menos que el mismo período en 2016. Aproximadamente el 30% de los que llegan a las costas europeas necesita protección internacional.