Combatir el terrorismo exige una respuesta ágil

28 Junio 2018

A medida que el terrorismo evoluciona, debemos adaptarnos y aprender las lecciones de lo que funciona y lo que no. Nuestra respuesta al terrorismo debe ser tan ágil y polifacética como la amenaza. Esas buenas prácticas y esa respuesta son los principales asuntos en la agenda de la primera Conferencia de Jefes de Organismos Antiterroristas.

En la inauguración este jueves de la Conferencia, que reúne a los líderes de la lucha antiterrorista mundial, el Secretario General de la ONU destacó que la cooperación internacional es vital.

“La máxima prioridad es trabajar juntos. La naturaleza transnacional del terrorismo hace necesaria una cooperación multilateral. Debemos fortalecer las habilidades de nuestras estructuras e instituciones de lucha contra el terrorismo”.

António Guterres explicó que Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo proporciona un amplio marco para combatir ese flagelo.

La reciente revisión de esa Estrategia, con el auspicio del presidente de la Asamblea General y de los Representantes Permanentes de Finlandia y Jordania, ha dado la oportunidad de averiguar donde se han de reorientar los esfuerzos.

Además, deben complementarse los esfuerzos en el ámbito de la seguridad con los esfuerzos para identificar y abordar los orígenes del terrorismo.

Igualmente, Guterres propugnó la unión de las sociedades y sus distintas comunidades y el Estado con un objetivo común: rechazar las ideologías terroristas y desafiar a quienes las defienden.

“Esto significa que los gobiernos deben adoptar un enfoque integral e inclusivo, con la participación de todos los sectores de la sociedad. Significa comenzar desde las bases, donde las familias y las comunidades locales están en primera línea en la protección de las personas vulnerables que pueden sucumbir a ideologías perniciosas”, aseguró.

Asimismo, pidió un mayor apoyo para las organizaciones que forman parte de la sociedad civil, ya que su aportación en la lucha contra el terrorismo es “única e inestimable”.

Los seis objetivos prioritarios de la Conferencia

Guterres señaló como primera prioridad de la Conferencia el fortalecer la cooperación internacional.

Para el titular de la ONU, es insuficiente el marco conformado por la Estrategia Global, las resoluciones del Consejo de Seguridad y la Asamblea General, y otros convenios o protocolos mundiales e instrumentos regionales si no se  prioriza su aplicación y se respalda con una firme voluntad política y los recursos apropiados.

En segundo lugar, se busca prestar una atención especial y continua a la prevención del terrorismo ya que éste “nunca será derrotado sólo por medios militares”.

Ante esta situación se han de centrar los esfuerzos en las causas que provocan que algunas personas se sientan atraídas por el terrorismo.

A continuación, destacó la importancia del pleno respeto de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo y subrayó la necesidad de realizar una inversión estratégica en los jóvenes y prevenir el extremismo violento.

Finalmente enfatizó la importancia del trágico costo humano que provoca el terrorismo y el fortalecimiento del papel de las Naciones Unidas para ayudar a los Estados miembros a enfrentarse al terrorismo.

 

El rol de Jordania y Finlandia en la revisión de la Estrategia

La representante permanente de Jordania ante las Naciones Unidas, Sima Bahous, resaltó la amplia participación de los Estados y de organizaciones regionales internacionales en los trabajos de revisión de la Estrategia Global y recordó que la ONU “es el único foro multilateral diplomático capaz de representarnos a todos en la lucha contra el terrorismo. Hay que aprovechar este ímpetu para derrotar esa lacra y al extremismo violento”.

“Nos enfrentamos a un vil enemigo y debemos trabajar todos juntos, centrarnos en los intereses que compartimos y los valores más elevados de la humanidad: amor, justicia y paz”.

El representante permanente de Finlandia, Kai Sauer, consideró que el papel esencial que juegan los jóvenes en la prevención del extremismo violento y el terrorismo, el rol significativo de la sociedad civil y las comunidades religiosas para la prevención del terrorismo y la correlación entre igualdad de género y la disminución del extremismo violento son los tres temas cruciales para discutir durante la Conferencia.