El estado de derecho está “virtualmente ausente” en Venezuela

22 Junio 2018

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos afirmó que las autoridades venezolanas permiten asesinatos y tortura, entre otras graves violaciones de esas garantías, sin procesar a los responsables. El documento, que también pide una investigación internacional, se elaboró recabando informaciones de manera remota, sin que los expertos de la Oficina hayan visitado el país.

El estado de derecho en Venezuela está “virtualmente ausente”, señaló este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, haciendo referencia a denuncias “creíbles” de ejecuciones extrajudiciales que ocurren impunemente.

El informe de su Oficina detalla las violaciones perpetradas entre julio de 2015 y marzo de 2017 en el marco de las llamadas “Operaciones para la Liberación del Pueblo” que, según la Fiscalía General venezolana, habrían dejado un saldo de 505 muertos a manos de las fuerzas de seguridad.

De acuerdo con los testimonios de las víctimas, es cuestionable si esas operaciones de verdad tienen el propósito de desarticular a los grupos criminales, ya que una serie de factores parecen indicar que el Gobierno se vale de ellas para alegar una supuesta reducción del crimen en Venezuela.

Investigación internacional

Zeid Ra’ad Al Hussein consideró que los espacios democráticos se han cerrado en Venezuela y llamó al Consejo de Derechos Humanos a que establezca una comisión internacional de alto nivel que investigue los presuntos atropellos a las garantías fundamentales cometidos en ese país.

Venezuela no parece capaz o dispuesta a enjuiciar las violaciones graves de derechos humanos

Amanda Flores, Oficial de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, destacó la importancia de hacer una pesquisa imparcial en vista de que las autoridades venezolanas han fallado en la tarea de identificar y someter a la ley a los perpetradores de los abusos.

“La conclusión del informe es que el Gobierno no ha tomado medidas efectivas, o ha omitido tomar ciertas medidas, para ocuparse de esa crisis y para cambiar las cosas”, apuntó.

En este contexto, el Alto Comisionado sostuvo que existen bases sólidas para que el asunto se presente ante la Corte Penal Internacional (CPI), “dado que Venezuela no parece capaz o dispuesta a enjuiciar las violaciones graves de derechos humanos”.

Otros abusos

Además de las ejecuciones y asesinatos, el informe da cuenta de uso excesivo de la fuerza en las manifestaciones contra las reformas constitucionales propuestas por el Gobierno y reporta detenciones arbitrarias, malos tratos y tortura.

El universo de víctimas de estas violaciones es inmenso

Asimismo, subraya el impacto de la crisis económica y social en los derechos humanos de la población.

“Hemos documentado una situación muy preocupante en cuanto al derecho a la alimentación y a la salud porque el universo de víctimas de estas violaciones es inmenso”, recalcó Flores.

Los datos de la ONU indican que el 87 % de los venezolanos sufre de pobreza y la inflación ha llegado a niveles en los que la leche para bebés puede costar dos meses de salario mínimo.

Informe a distancia

Este informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, el segundo que elabora la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, se realizó recabando testimonios y otras informaciones a distancia, sin que los expertos hayan visitado el país por falta del permiso de las autoridades para hacerlo.

“Vimos cifras que no podemos comprobar directamente porque no tenemos acceso al país, pero son cifras importantes e impactantes”, explicó Flores sobre las denuncias de los atropellos que cita el documento.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.

Noticias relacionadas con el tema

La crisis migratoria de Venezuela, una de las mayores de los últimos años

El número de inmigrantes venezolanos en Latinoamérica pasó de 89.000 a 900.000 personas en dos años, lo que representa un incremento de más del 900 %, según la Organización Internacional de las Migraciones, que está ayudando a reubicarlos en países como Brasil.