OCHA recibió 13.000 millones de dólares para ayuda humanitaria en 2017

11 Junio 2018

La Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU presentó este lunes la memoria correspondiente al año 2017, donde indicó que el número de personas que precisaban ayuda humanitaria a finales de año ascendía a 141 millones.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) indicó este lunes que durante el año 2017 realizó llamamientos por un valor total de 23.500 millones de dólares, la mayor cifra jamás solicitada hasta el momento, de los que consiguió recaudar 13.000 millones a fin de año.

A inicios del año pasado más de 128 millones de personas precisaban de ayuda humanitaria en 33 países, cifra que aumentó hasta los 141 millones a finales de 2017 debido a diversas crisis de larga duración, a la escalada de conflictos en varios países, las vulnerabilidades que produjo el cambio climático y a una serie de desastres naturales.

Las emergencias de mayor impacto tuvieron lugar en la República Democrática del Congo, Iraq, Siria y Yemen, aunque también fueron de especial relevancia otras cuatro: la crisis de los rohinyás, Etiopía, Nigeria y Somalia.

 Ante el llamado urgente del Secretario General de las Naciones Unidas, y gracias a los esfuerzos conjuntos de OCHA y sus socios, se consiguió evitar la hambruna que amenazaba a 20 millones de personas en el noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.

Situación en América Latina y el Caribe

Durante 2017, el Equipo de las Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en Casos de Desastre y la Oficina Regional para América Latina y el Caribe respondieron a las emergencias de los huracanes Irma y María en el Caribe ubicando a personal antes de la llegada del primer ciclón. Esta medida permitió una reacción rápida ante las emergencias resultadas del paso de ambos meteoros.

Con respecto a la respuesta a los dos terremotos en los estados mexicanos de Chiapas y Puebla, se apoyó a las autoridades nacionales en la coordinación de búsqueda y rescate, se promovió la cooperación regional a través del intercambio de buenas prácticas y se reforzó la respuesta del Grupo Asesor Internacional de Operaciones de Búsqueda y Rescate.

En El Salvador, Guatemala y Honduras se incrementó la protección y asistencia a las víctimas de la violencia provocada por las pandillas, en Colombia se llevaron a cabo diversas actividades humanitarias relacionadas con el proceso de paz y en Haití se abordaron las necesidades provocadas por la inseguridad alimentaria, el cólera y el hambre.