Desde Mali, la misión más peligrosa de la ONU, Guterres reconoce la valentía de los cascos azules

29 Mayo 2018

En el Día Internacional del Personal de Paz que hoy marca 70 años desde la primera misión, el titular de la ONU compartió con el personal de la Misión en Mali, y reafirmó su determinación de ofrecerles mayor protección y seguridad.

Bajo su propio riesgo personal, los cascos azules salvan vidas sirviendo a la causa de la paz, dijo el Secretario General de la ONU desde Bamako, Mali, donde se encuentra celebrando el Día Internacional del Personal de  Paz de las Naciones Unidas con los miembros de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí , MINUSMA en sus siglas en francés.

António Guterres fue recibido, la mañana del martes, por el presidente Ibrahim B. Keita y su representante especial y jefe de Misión Mahamat Saleh Annadif.  Guterres se reunió además con otros líderes del sistema de la ONU en ese país.

El titular de la ONU dijo que estaba honrado de pasar el Día Internacional junto a los “valientes hombres y mujeres que sirven en la misión de Mali”, la operación que sufrió la mayor cantidad de bajas en 2017.

ONU/Harandane Dicko
El Secretario de la ONU es recibido en el aeropuerto internacional de Bamako por el presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita

Rindiendo tributo

"Queridos cascos azules, ustedes han demostrado que son capaces de todas las formas de sacrificio. Para muchos de sus colegas esto ha significado entregar sus propias vidas, para proteger la de los malienses. Quiero agradecerles por este esfuerzo y decirles que estoy orgulloso de trabajar con ustedes, que son el principal símbolo de las Naciones Unidas", expresó el Secretario General en la sede de la Misión.

Guterres participó de una ceremonia para rendir tributo a los cascos azules y personal de la ONU que perdieron la vida durante su servicio y entregó medallas de reconocimiento a dos voluntarios de los cuerpos de paz de la Misión, uno de ellos la refugiada nigeriana, ahora comandante, Ajibike Amodu.

"Recibir esta medalla del Secretario General es un gran honor. Lo que recuerdo es el ataque en Tombuctú el 14 de abril de este año. Nuestro equipo logró controlar a los atacantes y fortalecer la defensa y restablecer la confianza en la gente de Tombuctú en particular, que es el mandato de la MINUSMA”.

La comandante aseguró en una entrevista con Noticias ONU que la paz significa desarrollo y promoción de la tecnología.

"Cuando hay paz todo funciona de la manera que tiene que funcionar. Quienes quieran venir de voluntarios a la MINUSMA deben tener en cuenta que es para apoyar el proceso de  paz”, dijo.

El mayor Mohammad Badrul Ahsan Khan, del ejército de Bangladesh, fue el segundo galardonado y aseguró que se trata de un orgullo y un honopr recibir la medalla.

“En este mundo, tenemos que estar todos juntos. Entonces, para tener una mejor vida y para garantizar la paz, no hay mejor alternativa que apoyarse mutuamente. Por esa razón, el personal militar de 58 países está aquí. A pesar de las víctimas, la ONU sigue trabajando por la prosperidad del país. Como militar, es una cuestión de orgullo y honor servir en la MINUSMA y brindar, y destacar mi experiencia, y también participar en lo que me consagró: la ONU y mi país ".

La MINSUMA fue creada para apoyar el proceso político en Mali y efectuar un número de tareas relacionadas con la seguridad. Su mandato  tiene varias prioridades, entre ellas mantener la seguridad, la estabilidad y la protección de los civiles, el apoyo del diálogo y la reconciliación nacional, y respaldar el restablecimiento de la autoridad del Estado en todo el país, así como contribuir a la construcción del sector de la seguridad en Mali, promover los derechos humanos y proteger la ayuda humanitaria.

70 años de Mantenimiento de la Paz

MINUSMA/Harandane Dicko
Cascos azules chinos en una entrega de medallas en Mali.

Han pasado 70 años desde el nacimiento de la primera operación de mantenimiento de la paz de ONU, el Organismo de las Naciones Unidas para la Vigilancia de la Tregua en Oriente Medio (ONUVT). El 29 de mayo de 1948, el Consejo de Seguridad autorizó el despliegue de un pequeño número de observadores militares en Oriente Medio para garantizar el cumplimiento de los acuerdos de armisticio entre Israel y las regiones árabes circundantes.

"En este 70 aniversario, expresamos nuestra gratitud a más de un millón de mujeres y hombres que han servido bajo la bandera de las Naciones Unidas y han salvado innumerables vidas", dijo el Secretario General de la ONU en su mensaje oficial.

En este 70 aniversario, expresamos nuestra gratitud a más de un millón de mujeres y hombres que han servido bajo la bandera de las Naciones Unidas y han salvado innumerables vidas.

El servicio de los cascos azules en 71 operaciones ha tenido un impacto directo en las vidas de cientos de millones de personas, protegiendo a los más vulnerables del mundo y salvando innumerables vidas.

Las Naciones Unidas cuentan ahora con más de 100.000 efectivos militares, policiales y civiles desplegados en 14 operaciones en cuatro continentes. Todos trabajan las 24 horas del día para proteger a los civiles y avanzar en la causa de la paz.

Actualmente, 124 Estados Miembros aportan contingentes militares y de policía a las misiones de mantenimiento de la paz, así como a los equipos esenciales para la sostenibilidad de sus operaciones.

Más de 3700 cascos azules perdieron la vida al servicio de la paz

Foto ONU/Harandane Dicko
Los ataques perpetrados por terroristas han provocado que Mali se encuentre entre los países más peligrosos en los que servir. En abril, se celebró una ceremonia en honor a tres miembros del personal de paz fallecidos en acto de servicio.

Mantener la paz sigue siendo una misión peligrosa. Los cascos azules realizan enormes sacrificios y a menudo se exponen a grandes riesgos personales y condiciones difíciles.

En las últimas décadas más de 3700 cascos azules perdieron la vida al servicio de la bandera de las Naciones Unidas, entre ellos 129 hombres y mujeres en 2017.

Celebrando el Día Internacional del Personal de la Paz en Mali, António Guterres espera mostrar su solidaridad con el personal de las Naciones Unidas "que se enfrentan a grandes pérdidas e inestabilidad extrema".

"Mientras aprecio el legado de aquellos que han perdido sus vidas alrededor del mundo en nombre del servicio y el sacrificio, deseo expresar mi determinación de tomar medidas sobre las operaciones de mantenimiento de la paz, medidas para hacer nuestras operaciones más seguras y más efectivas bajo las difíciles condiciones que prevalecen hoy ", dijo el jefe de la ONU.

El Secretario General también reafirmó la determinación de las Naciones Unidas de fortalecer el papel que desempeñan sus fuerzas en la promoción de los derechos humanos y la lucha contra la explotación y el abuso sexual.

La visita de Guterres coincide con  el mes sagrado del Ramadán y por ello el Secretario General ha querido unirse al ayuno, como muestra de solidaridad con los malienses y el personal de la ONU musulmán.

Durante su estancia, el titular de la ONU está manteniendo reuniones con las más altas autoridades del país, los actores del proceso de paz, así como todo el personal civil, policial y militar de las Naciones Unidas en el país.

En esta fotogalería traemos algunas de las imágenes cotidianas de los cascos azules en Mali.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.