Guterres: “Dag Hammarskjöld es para mí una fuente de inspiración”

22 Abril 2018

El cambio climático, la ciberseguridad, los pros y los contras de la globalización y la migración fueron solo algunos de los temas abordados por el titular de la ONU en una conferencia sobre el legado del segundo Secretario General de las Naciones Unidas, Dag Hammarskjold, realizada en la universidad de la ciudad de Uppsala, en su tierra natal, Suecia.
 

António Guterres dijo que Hammarskjold, quien murió trágicamente en 1961 en un accidente aéreo sobre lo que ahora es Zambia, es un "punto de referencia” y una fuente de inspiración para su trabajo como Secretario General.

“Hammarskjold era un hombre de gran cultura. Creía, por ejemplo, que la poesía es una adición necesaria a la diplomacia. Siendo un hombre de acción, mente aguda, disciplina estricta y cultura, Hammarskjold podía mirar el mundo abiertamente y ver la diversidad en el bien, entender a los demás, abogar por la tolerancia y el diálogo y encontrar soluciones a los más complejos problemas de su tiempo", dijo el titular de la ONU.

El Secretario General también recordó las palabras de su predecesor sobre la interconexión del mundo, expresadas en los años cincuenta. "La debilidad de uno se convierte en debilidad de todos los demás. Y la fuerza de uno no es el poder militar, sino el poder real: el social y económico. La felicidad de las personas de alguna manera se convierte en el poder de los demás”, dijo Guterres, subrayando que hoy estas palabras son más vigentes que nunca.

El Secretario General citó numerosos conflictos que no solo están relacionados entre sí, pero también están amenazados por el terrorismo. “Precisamente porque los conflictos actuales son tan complejos, la convicción de Dag Hammarskjöld sobre la necesidad de prevenir las crisis es especialmente relevante”, expresó.

Moa Haeggblom
Guterres junto al Primer Ministro de Suecia,Stefan Löfven.

El resurgimiento de la Guerra fría y otros peligros

Para Guterres, otro factor agravante de los conflictos es el resurgimiento de la "guerra fría”, pero en una nueva forma. "Durante la Guerra Fría, las dos superpotencias aún podían controlar a sus socios, y existía una línea de pensamiento mucho más ideológica y política", dijo Guterres. “En Siria, hay intereses no solo de las dos superpotencias, sino también de los grupos de otros países que tienen influencia en la región, muchos de los cuales tienen la capacidad de poner las ruedas al volante, y las superpotencias ya no pueden controlarlos”, dijo.

Además, según el Secretario General, se han perdido los mecanismos que permitieron mantener la situación bajo control y no llevar el asunto a una guerra nuclear. “Hoy, hay peligros que parecían ser cosa del pasado: la proliferación de armas nucleares y químicas”. El Secretario General celebró los avances positivos en relación con las actividades nucleares de Corea del Norte, pero advirtió que si se socavaba el acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, esto tendría consecuencias de gran alcance en toda la región.

La amenaza del cambio climático

Antonio Guterres volvió a llamar la atención sobre el cambio climático, que “nos vence mientras intentamos resistirlo. El titular  de la ONU recalcó que según datos científicos el mundo poco a poco se acercaba a punto en que hasta las disposiciones del Acuerdo de París podrían llegar a ser inútiles. El año pasado, por primera vez en muchos años, el nivel de emisiones de dióxido de carbono aumentó a pesar del desarrollo de las tecnologías verdes. "La Edad de Piedra ha terminado, no porque las piedras se hayan acabado", recordó Guterres, instando al mundo a no esperar a que se agoten las reservas de combustibles fósiles y a actuar de manera más resuelta y metódica. "La humanidad lo necesita, nuestro planeta lo necesita”, dijo.

La globalización y la migración

OIM / Amanda Nero
Migrantes en Lesbos.

“Se necesita un orden mundial más justo”, dijo Guterres, recalcando que a pesar de las ventajas de la globalización, la desigualdad ha aumentado y en las manos de ocho hombres se concentra la misma cantidad de dinero que los ingresos de la mitad de las personas más pobres del mundo.

“Como resultado, la desconfianza hacia las autoridades, hacia las organizaciones internacionales, incluida la ONU, está creciendo, y la fe en los enfoques multilaterales está disminuyendo. Los problemas mundiales actuales no se pueden resolver si seguimos la política del aislacionismo”, dijo.

Sobre los migrantes, resaltó que la carga principal recae en Suecia y Alemania, con una “total falta de solidaridad por parte de otros países”. Antonio Guterres recordó que cuando era Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, fue testigo de que la gran mayoría de los países respetaban la protección de los refugiados, pero ahora todo ha cambiado: las fronteras están cerradas y las personas son deportadas.

El Secretario General recordó que el millón de refugiados sirios que llegaron a Europa representan solo el 0,2 % de la población del continente, y que con una recepción de refugiados debidamente organizada y su distribución uniforme en todos los países, los recién llegados “no se harían ni sentir”. Guterres reafirmó que cree firmemente que la migración es una bendición e incluso una necesidad.

La ciberseguridad y el ataque a la privacidad

Innovadores utilizando una computadora especializada. Foto: UNICEF/Giacomo Pirozzi.
Innovadores utilizando una computadora especializada. Foto: UNICEF/Giacomo Pirozzi.

Antonio Guterres también recordó los pros y los contras de innovaciones revolucionarias en tecnología, incluida la ingeniería genética, la inteligencia artificial y la ciberseguridad. "No tengo dudas de que si hay una guerra seria entre los estados, será precedida por un ciberataque masivo", dijo. Guterres además pidió la difusión y la aplicación de los Convenios de Ginebra que rigen la guerra en el ciberespacio.

El titular de la ONU recordó que los extremistas y los terroristas utilizan con éxito las ventajas de Internet. En su opinión, es necesario algún tipo de control sobre el espacio virtual. "No creo que se necesite algún tipo de mecanismo intergubernamental", dijo, “seamos honestos: muchos gobiernos usan Internet para perseguir a sus propios ciudadanos. Necesitamos un enfoque multilateral: protocolos y recomendaciones que ayuden a convertir el potencial del ciberespacio en beneficio de toda la humanidad y no permitir que se convierta en una fuente de amenaza para nuestra civilización”, concluyó.

Según Guterres, las Naciones Unidas pueden convertirse en una plataforma en la que todas las partes interesadas puedan debatir sobre las oportunidades y los riesgos de la cuarta revolución industrial.