El aislacionismo y el proteccionismo impiden una globalización más justa

10 Abril 2018

“La globalización es irreversible” ha afirmado este martes el Secretario General de la ONU durante su discurso en el Foro de Boao para Asia, en el que enumeró algunos de sus beneficios, como la unión de las economías, el desarrollo del comercio y los avances en el sector de las comunicaciones y la tecnología.

Cientos de millones de personas han salido de la pobreza. Muchas más viven vidas más largas y saludables. La clase media mundial está creciendo rápidamente”, destacó António Guterres.

Pese a esas ventajas, señaló que la desigualdad sigue aumentando y que hemos de aspirar a una globalización justa que no deje a nadie atrás, lo que no podrá llevarse a cabo a través del aislacionismo, el proteccionismo o la exclusión.

Los problemas mundiales precisan soluciones multilaterales mundiales”, defendió Guterres al destacar que la contribución de Naciones Unidas a una globalización más justa es la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

A través de sus diecisiete objetivos representa “nuestro plan de paz, prosperidad y asociación para todos los pueblos y el planeta”, destacó.

El cambio climático sigue avanzando más rápido que nosotros

El Secretario General recordó que el cambio climático supone una amenaza mundial y un catalizador de flagelos como la pobreza y las guerras.

Por esa razón, exhortó a todos los países a mostrarse más ambiciosos en materia ambiental, ya que, en caso contrario, los objetivos del Acuerdo de París podrían ser inalcanzables para el año 2020, tal y como muestras las últimas evidencias científicas.

“La ciencia lo exige. La economía mundial lo necesita. Y la humanidad depende de ello”, afirmó categóricamente.

A continuación, elogió el liderazgo mundial ejercido por China antes y después del Acuerdo de París, “tanto desde un punto de vista político como práctico”, y sus ambiciosos objetivos en materia de energía renovable.

El Foro de Boao, reflejo del optimismo asiático

Guterres destacó que la agenda del Foro refleja el optimismo de un continente asiático en movimiento, a través de la economía regional más dinámica del mundo.

El evento representa una contribución a nuestros esfuerzos de construir "un futuro compartido para la humanidad" a través de la paz, la prosperidad, las oportunidades y la dignidad, finalizó Guterres.