La energía solar, renovable y rentable

5 Abril 2018

Un nuevo informe muestra que, el año pasado, la energía solar se convirtió en el sector donde más aumenta la capacidad para producir electricidad y que el incremento de sus inversiones crece más que el de resto de fuentes de energía, incluidas las de los combustibles fósiles.

“Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2018” es el documento publicado por Programa para el Medio Ambiente, la Escuela de Fráncfort y Bloomberg New Energy Finance para analizar las inversiones en energías renovables.

La energía solar tiene capacidad para producir 98 gigavatios (GW) adicionales, una contribución superior a la del resto de fuentes. Por detrás de ella, las otras renovables añadieron 59 GW en conjunto, las plantas de carbón 35 GW, las de gas 38 GW, las de petróleo 3GW y la energía nuclear agregó 11GW de capacidad de generación.

La energía solar también atrajo mucha más inversión. Según el informe, 160.800 millones de dólares, es decir 18 % más en comparación con el año anterior, y más que cualquier otra tecnología. Recibió el 57 % de la inversión total del año para todas las energías renovables, sin contar las grandes hidroeléctricas, y obtuvo más inversiones para nueva capacidad de generación que el carbón y el gas, con aproximadamente 103.000 millones de dólares.

Detrás de la ola de inversión solar del año pasado, se encuentra China que, por sí misma, agregó más de la mitad del total mundial de la nueva capacidad de producción de energía, 53 gigavatios, e invirtió 86.500 millones de dólares, lo que supone un aumento de 58 % con respecto al año anterior.

La situación en el mercado de energías renovables

El año pasado se alcanzó un récord de capacidad de producción de energía renovable de 157 gigavatios, frente a los 143 gigavatios de 2016, y se superó ampliamente los 70 gigavatios de los combustibles fósiles.

El informe revela un incremento notable de la inversión en estas energías. De hecho, desde 2004, el mundo ha invertido 2,9 billones de dólares en ellas. La causa principal reside en la reducción continuada de los costos de la electricidad solar y, en cierta medida, de la eólica. El año pasado fue el octavo consecutivo en que la inversión mundial en energías renovables, sin contar los grandes proyectos hidroeléctricos, excedió los 200.000 millones de dólares.

El mapa de energía global está cambiando.

“El aumento extraordinario en la inversión solar muestra cómo el mapa de energía global está cambiando y, lo que es más importante, cuáles son los beneficios económicos de ese cambio", dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente. “Las inversiones en energías renovables atraen a más personas a la economía, ofrecen más empleos, trabajos de mejor calidad y empleos mejor remunerados”.

En general, China fue también el mayor inversor en energías renovables y se produjeron amplios incrementos en la inversión de Australia, México y Suecia. En contraste, algunas grandes economías redujeron sus inversiones, como en los casos de Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania o Japón. Los datos son los siguientes:

·         China: aumento del 31 %, con 126.600 millones de dólares.

·         Estados Unidos: caída del 6 %, con 40.500 millones de dólares.

·         Japón: caída del 28 %, con 13.400 millones de dólares.

·         Alemania: caída del 35 %, con 10.400 millones de dólares.

·         Australia: aumento del 147 %, con 8.500 millones de dólares.

·         El Reino Unido: caída del 65 %, con 7.600 millones de dólares.

·         México: aumento del 810 %, con 6000 millones de dólares.

·         Suecia: aumento del 127 %, con 3.700 millones de dólares.

"En los países que registraron una menor inversión generalmente ocurrió una mezcla entre cambios en el respaldo de políticas, el calendario de financiamiento de grandes proyectos, como los de energía eólica marina, y menores costos de capital por megavatio”, dijo Angus McCrone, editor jefe de Bloomberg New Energy Finance y autor principal del informe.

Las energías renovables, una inversión ecológica

La inversión mundial en energías renovables entre 2007 y 2017, que ascienden a 2,7 billones de dólares, ha aumentado del 5,2 % al 12,1 % la proporción mundial de electricidad generada por energía eólica, solar, geotérmica, marina, de biomasa o por conversión de residuos a energía, y de pequeñas centrales hidroeléctricas.

Todavía tenemos un largo camino por recorrer.

Según el informe, la proporción de electricidad generada mediante estas energías ha supuesto que se evitasen 1,8 gigatoneladas de emisiones de dióxido de carbono, lo que equivale a las emisiones producidas por todo el sistema de transporte de Estados Unidos. En palabras de McCrone: “La energía limpia también significa menos contaminación, lo que significa un desarrollo más saludable y feliz”.

"El mundo agregó más capacidad solar que las plantas de carbón, gas o nucleares combinadas", dijo Nils Stieglitz, presidente de la Escuela de Finanzas y Administración de Fráncfort. "Esto muestra hacia dónde nos dirigimos. Las energías renovables todavía están lejos de proporcionar la mayoría de las necesidades eléctricas, pero esto significa que todavía tenemos un largo camino por recorrer".