Todos los niños de Yemen necesitan ayuda humanitaria

26 Marzo 2018

Tras tres años de conflicto, el hambre, la pobreza, la falta de educación y los estragos de la propia guerra arrasan el país, convirtiendo su crisis humanitaria en la peor de la historia moderna.

“Hoy en día la totalidad de los niños en Yemen se enfrentan a graves necesidades humanitarias”, indicó el director general para el Medio Oriente y el norte de África del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia al cumplirse el tercer aniversario del inicio de la guerra.

Tras una visita al norte y el sur del país, Gert Cappelaere destacó en un encuentro con la prensa que, durante el año pasado, murieron o resultaron heridos una media de cinco niños por día en Yemen, y el país se ha visto afectado por brotes de cólera y difteria que afectaron a cientos de niños.

Añadió que el tercer aniversario del conflicto ha logrado duplicar los casos de desnutrición aguda grave, que en 2015 ya afectaba a 200.000 menores.

Crisis educativa en Yemen

El representante del Fondo destacó que se habla constantemente de la crisis sanitaria y de hambruna en el país, pero se desconoce la educativa.

Alrededor de dos millones de niños  no asiste a la escuela o jamás tuvieron la oportunidad de hacerlo”, dijo. 

Según las comprobaciones efectuadas por UNICEF, 2500 escuelas han sido destruidas por la guerra, se usan con fines militares o acogen a personas desplazadas.

A esta situación se ha de añadir el factor de la pobreza.

De acuerdo con las cifras oficiales, el 80% de las personas que viven en situación de carestía extrema ya no pueden permitirse el gasto de permitir que sus hijos vayan a la escuela.

Esta falta de recursos impulsa a los padres a enviar a sus niños a trabajar o mendigar en vez de asistir a clase, destacó Cappelaere.

Las niñas principales afectadas por la pobreza

Otra de las opciones a las que se ven impulsados los progenitores es casar a sus hijas antes de la mayoría de edad y así tener una boca menos a la que alimentar. El 75% de las menores yemeníes se casan antes de cumplir los dieciocho años y la mitad de ellas antes de los quince años.

Una mujer y su hija en el tejado de un edificio de Sana’a, Yemen. Foto: Giles Clarke / OCHA
Una mujer y su hija en el tejado de un edificio de Sana’a, Yemen. Foto: Giles Clarke / OCHA

 

Crisis en la calidad de educación

Cappelaere indicó que los libros de texto de los niños yemeníes son extremadamente anticuados mientras que en otras partes del mundo están conectados a internet o pueden aprender con dispositivos móviles.

"¿Tenemos que aprender de esto? ¿Cómo podemos convertirnos en los doctores, los maestros, los ingenieros que Yemen tanto necesita si necesitamos aprender con esto?", le preguntó una menor al lanzarle un libro de texto de treinta años de antiguedad.

La situación del sector educativo está al borde del colapso y los profesores llevan más de un año sin recibir sus salarios. El representante de UNICEF pudo hablar con docentes y algunos le manifestaron su intención de continuar impartiendo sus lecciones “porque creen que no deben rendirse a pesar de las acciones que sus líderes políticos están haciendo con el país.”

Por último, quiso agradecer a las autoridades que permitan a UNICEF iniciar, con el apoyo del Banco Mundial, el segundo pago de transferencias de emergencia que beneficiarán a más de un millón y medio de familias vulnerables. 

El Secretario General condena el lanzamiento de misiles

Por su parte, el Secretario General de las Naciones Unidas ha condenado enérgicamente el lanzamiento de misiles perpetrados por los hutíes este domingo contra ciudades de Arabia Saudita, entre ellas Riad.

António Guterres pide contención en medio de las crecientes tensiones en el conflicto de Yemen y subraya que la escalada militar no es la solución.