La obesidad, una epidemia fuera de control en América Latina y el Caribe

7 Marzo 2018

La conferencia del Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura se lleva a cabo esta semana en Montego Bay, Jamaica y destaca cómo el hambre y la obesidad son unos de los principales desafíos en la región.
 

El director general de la FAO instó a los 33 países participantes en la reunión a que luchen de forma simultánea contra la epidemia global de sobrepeso y obesidad, que afecta al 20% de los adultos en la mayoría de los países de la región.

Graziano da Silva aseguró que se debe garantizar a todos el derecho no sólo a la alimentación, sino a que esta sea saludable y adecuada y destacó que la promoción de la agricultura es clave para lograrlo.

“La obesidad se ha convertido en una epidemia fuera de control en nuestra región. Las enfermedades asociadas a esta son la primer causa de muerte y parte de esto tiene que ver con los sistemas alimentarios”, dice Julio Berdegué, subdirector general de la FAO.

Los sistemas alimentarios deben ser más justos, inclusivos y saludables, expresó da Silva, citando como la compra de alimentos de la agricultura familiar es un buen ejemplo de una política social aplicada con éxito en varios países.

La otra cara de la moneda: el hambre.

El director de la FAO también declaró durante la conferencia regional que los países de América Latina y el Caribe deben mantener el conjunto de políticas, planes y programas de protección social que permitieron una reducción significativa del hambre en los últimos años, asegura el director general de la Fondo de la ONU para la Alimentación y la Agricultura.

El último informe del Fondo resalta que el hambre en la región aumentó entre 2015 y 2016 en 2,5 millones de personas, pasando de 40 a 42,5 millones.

“El incremento ha sido especialmente significativo en Sudamérica, en gran parte debido a la desaceleración económica, crecientes tasas de desempleo y el deterioro de las redes de protección social en algunas economías importantes de la subregión”, dijo.

Centroamérica y el Caribe fueron las únicas subregiones cuyos niveles de hambre continuaron disminuyendo.

“Con toda la experiencia acumulada por los países, la FAO está convencida de que la región es capaz de mejorar la efectividad de sus políticas para llegar a los territorios y comunidades donde se concentra la inseguridad alimentaria”,dijo el jefe de la FAO.

Da Silva destacó como un gran porcentaje de la población de la región continúa sin acceso a la protección social, especialmente en el sector rural. Esto evita que los más vulnerables puedan acceder a la alimentación saludable y medios de vida dignos.