Venezuela no reúne las “condiciones mínimas” para unas elecciones libres y creíbles

7 Marzo 2018

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos aseguró haber recibido informes de ejecuciones extrajudiciales en ese país, entre otras violaciones. En su informe anual, también explicó la situación de las garantías fundamentales en países como Siria, Myanmar, México y Estados Unidos.

La situación en Venezuela es profundamente alarmante, expresó Zeid Ra’ad Al Hussein este miércoles ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra.

Zeid destacó que la malnutrición ha aumentado drásticamente en todo el país afectando en particular a los niños y los ancianos, y los informes indican que los programas de asistencia del Gobierno a menudo están condicionados a sus afiliaciones políticas.

“También estoy profundamente alarmado ante la posibilidad de que se hayan cometido crímenes contra la humanidad, y ante la erosión de las instituciones democráticas. El principio fundamental de la separación de poderes se ha visto gravemente comprometido, ya que la Asamblea Nacional Constituyente sigue concentrando poderes ilimitados. Dos principales partidos de oposición han sido descalificados por el Consejo Electoral, y la coalición oficial de oposición ha sido invalidada por el Tribunal Supremo. La libertad de expresión, opinión, asociación y reunión pacífica están siendo reprimidas y severamente restringidas”, señaló.

El Alto Comisionado aseguró además haber recibido informes fidedignos de cientos de asesinatos extrajudiciales tanto durante las protestas como en operaciones militares, e indicó que le preocupaba “seriamente” que este contexto no satisfaga de ninguna manera las condiciones mínimas para unas elecciones libres y aceptables.

“Estoy profundamente perturbado por el creciente éxodo de venezolanos de su país, muchos de ellos en busca de acceso a alimentos y servicios básicos”, expresó.

Zeid pidió al Consejo una vez más que considere la posibilidad de encomendar a una Comisión de Investigación estudiar las violaciones de los derechos humanos en Venezuela.

ACNUR/Assadullah Amin
Alrededor de 400.000 personas viven en Guta Oriental y representan el 94% de las personas que viven en zonas sitiadas en Siria

El “apocalipsis” de Siria

El Alto Comisionado describió el futuro de Siria como un “apocalipsis” si continúa la situación actual y pidió al Consejo revertir este curso “catastrófico” y remitir al país a la Corte Penal Internacional.

“Este mes, Guta Oriental, en las palabras del Secretario General, es el infierno en la tierra. El próximo mes será un lugar donde las personas se enfrenten a un apocalipsis. Un apocalipsis pensado, planificado y ejecutado por individuos dentro del Gobierno, aparentemente con el total respaldo de algunos de sus partidarios extranjeros”, declaró.

Cuando estás preparado para matar a tu propia gente, mentir también es fácil. Las afirmaciones del Gobierno de Siria de que está tomando todas las medidas para proteger a su población civil son francamente ridículas.

Zeid aseguró que, además de la masacre de Guta Oriental, la escalada de la violencia en la provincia de Idlib está poniendo en peligro a dos millones de personas y la ofensiva de Turquía en Afrín también amenaza a un gran número de civiles. En Damasco, señaló, se vive una nueva serie de ataques terrestres.

“Debemos recordar cómo las violaciones masivas cometidas por el Gobierno de Siria y sus aliados locales desde 2011 crearon el espacio inicial en el que más tarde florecieron los grupos armados extremistas. ¿Recuerdan el Shabeehah? Los intentos recientes de justificar ataques indiscriminados y brutales contra cientos de miles de civiles por la necesidad de combatir a unos pocos cientos de combatientes, como en Guta Oriental, son legal y moralmente insostenibles. Además, cuando estás preparado para matar a tu propia gente, mentir también es fácil. Las afirmaciones del Gobierno de Siria de que está tomando todas las medidas para proteger a su población civil son francamente ridículas”, afirmó.

 

El Gobierno de Myanmar estaría intentando esconder sus crímenes

Zeid hizo eco a las palabras del secretario general adjunto para los derechos humanos, Andrew Gilmour, y describió al Consejo cómo las víctimas rohingyás han denunciado homicidios, violaciones, torturas y secuestros por parte de las autoridades y la milicia local, así como intentos presuntamente deliberados de obligarles a abandonar sus hogares por hambre al bloquearles acceso a sus cultivos y alimentos.

“Este Consejo es consciente de que mi Oficina tiene fuertes sospechas de que actos de genocidio pueden haber tenido lugar en el estado de Rakhine desde agosto. Por lo tanto, no me sorprenden los informes de que las aldeas rohingyas que fueron atacadas en los últimos años y las presuntas fosas comunes de las víctimas están siendo arrasadas con buldóceres. Esto parece ser un intento deliberado de las autoridades de destruir posibles pruebas de crímenes internacionales”

El Alto Comisionado aseguró que el reciente anuncio de que siete soldados y tres policías serán llevados ante la justicia por el presunto asesinato extrajudicial de diez hombres rohinyás es “extremadamente insuficiente” y que el Gobierno debe tomar medidas para que exista una rendición de cuentas real por estas violaciones, y respetar plenamente los derechos de esta población”, indicó.

Las presuntas fosas comunes de las víctimas están siendo arrasadas con buldóceres. Esto parece ser un intento deliberado de las autoridades de destruir posibles pruebas de crímenes internacionales.

Reiteró su pedido para establecer un mecanismo independiente e imparcial para preparar y acelerar el proceso penal en los tribunales contra los responsables, y agregó que cualquier acuerdo de repatriación debe establecer un camino claro hacia la ciudadanía y poner fin a la discriminación y la violencia infligida a los rohingyás.

“Doy gracias a Bangladesh por acoger a casi un millón de refugiados y continuaré convocando a los estados miembros para que brinden apoyo a largo plazo a las comunidades de acogida, así como para defender los derechos de los refugiados a la educación y al sustento”, concluyó.

 

ACNUR/ Markel Redondo
Una mujer salvadoreña que huyó de la violencia en su país. ACNUR/ Markel Redondo

Las deportaciones masivas en Estados Unidos están “desgarrando” familias

El jefe de Derechos Humanos de las Naciones Unidas está sorprendido por informes que aseguran que los migrantes interceptados en la frontera sur de Estados Unidos están siendo retenidos en condiciones inhumanas, en temperaturas bajo cero y que algunos niños están siendo separados de sus familias.

Zeid destacó que las detenciones y deportaciones masivas de inmigrantes respetuosos de la ley han aumentado drásticamente y están “desgarrando” familias y creando dificultades.

Las detenciones y deportaciones masivas de inmigrantes que respetan la ley han aumentado drásticamente y están “desgarrando” familias y creando dificultades.

“Además, el Gobierno de los Estados Unidos puso fin al Programa de Refugiados y Libertad Condicional para Menores de América Central, que ofreció a los adolescentes y niños un salvavidas para garantizar la seguridad, y acabó con el Estatus de Protección Temporal (TPS) para cientos de miles de personas”, agregó.

El Alto Comisionado declaró que lamentaba la incertidumbre que sufren los beneficiaros del programa DACA, para los inmigrantes que llegaron ilegalmente al país siendo niños, así como la decisión de Estados Unidos de mantener abierta la prisión de Guantánamo. “El encarcelamiento indefinido en este establecimiento, sin juicio y en condiciones frecuentemente inhumanas, constituye una violación del derecho internacional”,  señaló.

Zeid también se refirió a las propuestas que podrían reducir drásticamente las protecciones sociales y aseguró que le causaban profunda preocupación.

En México hay buenas y malas noticias

Zeid aseguró que le preocupa que la nueva Ley de Seguridad Interior en México autorice el uso de las fuerzas armadas en la aplicación de la ley sin garantías ni supervisión adecuadas y declaró que ésta no cumple con los estándares internacionales de derechos humanos.

El Alto Comisionado celebró la entrada en vigor de las nuevas leyes contra la tortura y contra las desapariciones forzadas y ofreció su ayuda a las autoridades para garantizar su pronta y efectiva aplicación con plena participación de la sociedad civil y las víctimas.

“Insto al Estado a crear una Oficina del Procurador General efectiva e independiente. Me preocupa que la detención sistemática de migrantes y su retorno acelerado se haya convertido en la regla general, socavando gravemente las garantías del debido proceso y la protección contra el retorno forzado”, indicó.

Zeid reveló que publicará un informe sobre la desaparición de cuarenta y tres estudiantes en Ayotzinapa hace más de tres años.

Centroamérica: sumida en la violencia

Zeid Ra’ad Al Hussein está alarmado por el aumento de las amenazas y la intimidación contra los defensores de los derechos humanos, los periodistas, los trabajadores de los medios de comunicación y los activistas sociales y políticos en Honduras.

“Mi Oficina dará a conocer un informe en los próximos días que detalla el uso excesivo de la fuerza y ​​las detenciones masivas en respuesta a las protestas que tuvieron lugar después de las elecciones de noviembre de 2017, y el Consejo será informado el 21 de marzo”, dijo.

Mi Oficina dará a conocer un informe en los próximos días que detalla el uso excesivo de la fuerza y ​​las detenciones masivas en respuesta a las protestas que tuvieron lugar después de las elecciones en Honduras.

Sobre Guatemala, aseguró que le preocupan las propuestas legislativas cada vez más regresivas, entre ellas un proyecto de ley sobre amnistías y la reforma del Código Penal para ampliar la definición del crimen de terrorismo.

“Reitero la importancia crítica del trabajo del Procurador General en los últimos años con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala liderada por Iván Velásquez. Animo la nominación de un nuevo Procurador General independiente y calificado”, aseguró.

Con respecto a El Salvador, país que visitó en 2017, destacó los informes de constantes asesinatos extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad, alimentados por la “débil” rendición de cuentas sobre estos crímenes.

UNICEF/Pirozzi
En El Salvador, al menos 25 mujeres cumplen sentencias de larga duración relacionadas con complicaciones del embarazo o con el aborto

También se refirió a la situación de las mujeres y las niñas que continúan siendo asesinadas y abusadas con impunidad. Además, aseguró seguir conmocionado por la prohibición absoluta del aborto.

Zeid reveló que desde octubre del año pasado al menos 159 mujeres han sido encarceladas por esta legislación, más de veinte de ellas por “homicidio agravado” y condenadas a entre treinta y cuarenta años de cárcel. Muchas habrían sufrido abortos espontáneos o emergencias obstétricas, y todas son pobres.

 “Una y otra vez, siempre son los pobres en todas partes quienes, al no tener acceso a un abogado calificado, al no tener conexiones familiares ni dinero para viajar fuera del país, sufren terriblemente, siempre, siempre los pobres”, declaró.

Zeid señaló que el Gobierno de El Salvador debe suspender la aplicación de esta legislación “mal concebida” y revisar inmediatamente todos los casos en que las mujeres han sido detenidas por delitos relacionados con el aborto.

Los derechos de las mujeres y las poblaciones vulnerables

“Se necesita verdadera valentía para defender los derechos de las mujeres, entre ellos los sexuales y reproductivos, en muchas partes del mundo y en pleno siglo XXI”, dijo el Alto Comisionado.

Agregó que en muchos países las mujeres sufren bajo una legislación cada vez más regresiva bajo amenazas contra los activistas y una “renovada obsesión” para controlar sus decisiones.

“En el último año, se ha levantado un nuevo movimiento por la justicia para combatir el abuso y la explotación sexual de mujeres: el movimiento #MeToo, una expresión de solidaridad y fuerza por la dignidad que es muy necesaria, incluso en las sociedades más ricas. A donde he viajado, he tenido el privilegio de conocer mujeres que desafían las restricciones a su libertad. Estas mujeres resilientes y poderosas nos enseñan, de hecho, me han enseñado, que cada individuo puede ayudar a remodelar la sociedad y el mundo”, declaró.

Zeid felicitó a los numerosos movimientos de la sociedad civil que luchan por la decencia y el respeto de los derechos humanos, incluidos los derechos de los pueblos indígenas que se enfrentan a actividades comerciales carentes de principios y sin principios legales; así como los derechos de las personas LGBTI cuyos gobiernos no garantizan su igualdad de derechos o los protegen adecuadamente de una agresión violenta; y los derechos de los afrodescendientes y otras comunidades étnicas o religiosas que con frecuencia sufren discriminación.

“En el setenta aniversario  de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, estos grupos están defendiendo los principios fundamentales que traerán un futuro mejor para todos nuestros niños. Estoy profundamente agradecido por la oleada de esperanza que traen”, concluyó.