Durante la última década se impidieron veinticinco millones de matrimonios infantiles

6 Marzo 2018

UNICEF recuerda que esta práctica impide desarrollar el potencial de las niñas e hizo un llamado mundial a redoblar los esfuerzos para evitarla y que millones de niñas pierdan su infancia.

El número de matrimonios infantiles ha disminuido un 15 % durante la última década y ha pasado de afectar a una de cada cuatro menores a, aproximadamente, una de cada cinco.

De acuerdo con los datos que presentó este martes el Fondo de la ONU para la Infancia, se estima que actualmente se casan al año un total de doce millones de niñas, y que en los últimos diez años se habrían impedido veinticinco millones de matrimonios infantiles debido a los esfuerzos para abolir esta práctica.

Pese a ese significativo avance, conseguir eliminar el matrimonio infantil antes del año 2030, tal y como establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible, parece una tarea difícil a menos que se produzcan considerables progresos.

En caso de no lograrlo, UNICEF calcula que más de ciento cincuenta millones de niñas se habrán casado para el año 2030.  En la actualidad, se estima que a nivel global 650 millones de mujeres contrajeron matrimonio cuando eran menores de dieciocho años.

“Obligar a una niña a casarse tan joven produce unas consecuencias que duran para el resto de su vida”, afirma Anju Malhotra, Asesora principal de género.

“Las probabilidades de terminar la escuela disminuyen al tiempo que aumentan las posibilidades de ser objeto de abusos por parte de su marido y sufrir complicaciones durante el embarazo. Además, hay grandes repercusiones sociales y aumenta el riesgo de perpetuar los ciclos intergeneracionales de pobreza”, asegura.

El matrimonio infantil disminuye en Asia meridional, pero crece en África subsahariana.

Por regiones, la mayor reducción de matrimonio infantil en los últimos diez años se ha producido en Asia meridional, donde el porcentaje de niñas que se casa ha caído más de un tercio, especialmente por los progresos de la India.

Esta transformación se debe a una mayor educación de las menores, la puesta en marcha de medidas gubernamentales en favor de las adolescentes y las campañas de concienciación sobre la ilegalidad del matrimonio infantil y los daños que produce a las chicas.

Sin embargo, en el lado opuesto, UNICEF advirtió que el mayor aumento ha tenido lugar en el África Subsahariana, donde la práctica afecta a una de cada tres menore, mientras que una década atrás la proporción era solo de una de cada cinco.