Si no se recibe financiación, la gente morirá en la República Centroafricana

22 Febrero 2018

La subsecretaria general de Asuntos Humanitarios ha hecho un este jueves un llamado urgente a la comunidad internacional para que siga prestando ayuda humanitaria a la República Centroafricana.

Ursula Mueller hizo ese llamado al terminar una visita de cuatro días por el país, que finalizó en la norteña ciudad de Paoua, donde los enfrentamientos entre grupos armados han provocado el desplazamiento de más de 65.000 personas desde el pasado mes de diciembre.

 “Si no recibimos financiación, la gente morirá”, manifestó tajantemente la subsecretaria general.

Mueller indicó que las graves necesidades no afectan exclusivamente a los desplazados, sino también a la población local, y agradeció la respuesta proporcionada por los trabajadores humanitarios en medio de  unas condiciones de trabajo muy difíciles.

Según las cifras proporcionadas por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, el año pasado fallecieron 14 trabajadores.

Durante su viaje, Mueller mantuvo un encuentro con el presidente del país, Faustin Archange, donde destacó el deterioro de la situación humanitaria, la necesidad de intensificar los esfuerzos para proteger a las personas y la obligación de ayudar a regresar a los desplazados internos a sus aldeas de origen.

Para llevar a cabo esos objetivos, garantizó al presidente la determinación de Naciones Unidas de continuar su labor de representación para conseguir más fondos en favor de las actividades humanitarias en el país.

El Plan de Respuesta Humanitaria de este año para la República Centroafricana busca recaudar unos 516 millones de dólares para satisfacer las necesidades de casi dos millones de personas que necesitan protección y asistencia sanitaria y alimentaria urgente.

Desde el año 2014, la financiación de los programas humanitarios en el país africano es insuficiente. El Plan de Respuesta del año pasado sólo se financió en un 39 %.

ONU/Kim Haughton

Hay esperanza de paz en la República Centroafricana

Pero no todo son malas noticias, el representante especial del Secretario General en la República Centroafricana, Parfait Onanga Anyanga, declaró este jueves en una reunión del Consejo de Seguridad que, a pesar de la adversidad, la paz está avanzando en el país y el Gobierno está trabajando arduamente para restaurar la autoridad del Estado y fortalecer las instituciones democráticas.

También destacó que el proceso político iniciado por el presidente, Faustin-Archange Touadéra, se está fortaleciendo gradualmente y ahora cuenta con el pleno apoyo de la Iniciativa Africana para la Paz y la Reconciliación.

Anyanga aseguró que la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA) acompaña este proceso, que se ve también en el reforzamiento de las estructuras judiciales nacionales que, según el representante, envían un mensaje claro contra la impunidad crónica prolongada y fuente de conflictos recurrentes.

El representante especial aseguró que, además, se están llevando a cabo esfuerzos para proteger de manera más efectiva a la población civil al tiempo que se garantiza la seguridad de los cascos azules con el envío de novecientos soldados nuevos.

”La situación en la República Centroafricana no es irremediable como los números la hacen parecer. Con el apoyo continuo de este Consejo, los sacrificios y la dedicación de todos, y ante todo de los propios centroafricanos, hay razones para mantener la esperanza y para creer que una era de paz, estabilidad y prosperidad puede estar a nuestro alcance”, concluyó.