Perú: entre las diez crisis humanitarias menos reportadas por los medios en 2017

22 Enero 2018

Diez crisis humanitarias en todo el mundo, entre ellas situaciones de desplazamiento forzoso que afectan a millones de hombres, mujeres y niños, no fueron denunciadas lo suficiente el año pasado, reveló un informe de la organización internacional de ayuda CARE, reportado por ACNUR este lunes.

El estudio llamado “Sufriendo en Silencio”, encontró que crisis como las de Perú, Eritrea, Burundi, Sudán, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Mali, Niger, Cameroon, Chad y Vietnam, “raramente” fueron reportadas en los medios.

“Todos sabemos que una sola foto puede hacer que el mundo dirija su atención a un problema, pero las personas en los países que figuran en el informe de CARE están muy lejos de las cámaras y micrófonos de este mundo. Estas crisis podrían no ser noticia en los medios, pero eso no significa que podamos olvidarnos de ellas", declaró Laurie Lee, secretaria interina general de CARE International.

Las lluvias torrenciales que provocaron inundaciones, deslizamientos de tierra y avalanchas de lodo, recorrieron todas las costas del Perú en marzo de 2017. Grandes partes del país se vieron gravemente afectadas, incluida la capital Lima, donde se vieron las peores inundaciones en 20 años, con 10 veces más de los niveles de lluvia en todo el país. En abril, casi la mitad del país estaba en estado de emergencia y crisis de salud pública fueron declaradas en siete regiones.

El desastre fue el resultado de un fenómeno natural llamado El Niño Costero, que surgió del calentamiento oceánico, y afectó a más de 1.7 millones de personas, un tercio de ellas niños y adolescentes. Más de 150 personas fallecieron y 210.000 casas fueron destruidas o severamente dañadas.

Las comunidades afectadas, la mayoría de ellas extremadamente pobres, perdieron sus medios de subsistencia. La infraestructura del país también fue duramente golpeada. Más de 260 puentes colapsaron y casi 3.000 kilómetros de carreteras fueron destruidos, aislando cientos de pueblos y ciudades.

La situación actual en Perú

La cooperación internacional con el gobierno de Perú ha sido clave para la recuperación del país. Reportes recientes indican que la mayoría de los albergues construidos tras las inundaciones han sido cerrados y las familias han recibido ayuda para alquilar viviendas.

En Lambayeque, una de las regiones más afectadas, se están reconstruyendo más de 1000 viviendas definitivas y más personas están accediendo al “Bono 500” para rentar o para reconstruir sus propios hogares.

La Cruz Roja Peruana ha hecho entrega de módulos de vivienda temporal y 287 familias en el sector Los Arenales, en Pimentel, son parte de un programa de transferencia de dinero en efectivo.

Asimismo, UNICEF junto con el gobierno de Canadá, ha promovido el acceso a agua segura y gestión adecuada del vital recurso hídrico a las regiones afectadas.

También se han realizado campañas sanitarias, en Piura, por ejemplo, se está implementando la estrategia “10 minutos contra el Zika”, para erradicar criaderos de zancudos en viviendas y centros de trabajo en esa localidad.

Otras agencias de la ONU como el Fondo de Población y el Programa para el Desarrollo han ofrecido ayuda técnica al gobierno peruano para desarrollar proyectos y capacitaciones para las personas que fueron afectadas por el Niño Costero.

¿Por qué es importante la atención de los medios?

Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, existe un vínculo directo entre la atención de los medios y el dinero otorgado para la ayuda humanitaria: “Los medios juegan un papel vital en atraer la atención del público a las crisis olvidadas y desatendidas”, declaró Filippo Grandi en un comunicado.

Grandi aseguró que, a pesar de las trágicas consecuencias para las vidas de millones de personas afectadas por conflictos y desplazamientos, la brecha entre las necesidades humanitarias y los fondos disponibles continúa existiendo.

“Los líderes políticos deben asumir la responsabilidad”, agregó, explicando que las perspectivas para 2018 son desalentadoras, ya que la voluntad política para resolver los conflictos y abordar las causas profundas que los están impulsado es bastante débil.

ACNUR advirtió que este año muchos de estos desastres continuarán y que las familias luchan por sobrevivir mientras su capacidad de soportar impactos en el futuro continúa disminuyendo.

El Panorama Humanitario Global de la ONU para 2018 requiere US $ 22,500 millones para ayudar a casi 91 millones de los 135 millones de personas con necesidades urgentes. La atención de los medios puede ayudar a enfocar el apoyo público para esas necesidades.

Trabajar con traductores autónomos locales y ONGs para recibir materiales actualizados, reunir dinero para informar en áreas remotas, así como la inversión de ONGs en comunicaciones durante emergencias, se encuentran entre las recomendaciones delineadas en el informe de CARE.