Afganistán: La cooperación en Asia Central, clave para la seguridad y el desarrollo

19 Enero 2018

Con más cooperación e inversión regional, Asia Central y Afganistán tienen el potencial para volverse símbolos de diálogo, paz y promoción de los contactos entre culturas, religiones y civilizaciones, dijo este viernes Antonio Guterres al Consejo de Seguridad.

En una reunión celebrada a iniciativa de Kazajstán, que ocupa la presidencia del Consejo este mes, el Secretario General resaltó el progreso significativo realizado por países de Asia Central en el área de desarrollo sostenible, tal como la reducción a la mitad de la pobreza en Tayikistán, que pasó del 81% en 2003 al 31% en 2015.

Sin embargo, la región se enfrenta a varios desafíos, en particular por su situación geográfica: ningún país (Afganistán, Kazakstán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán, o Uzbekistán), por ejemplo, tiene acceso al mar. También, tras siglos de comercio regional a lo largo de la llamada Ruta de la Seda, los intercambios comerciales se desmoronaron desde la independencia de esos países hace treinta años. Según el titular de la ONU, el crecimiento y la prosperidad dependen mucho de la cooperación y de la integración económica entre las naciones.

“Las oportunidades para el comercio intrarregional son considerables, y hasta pequeñas mejoras pueden traer ganancias substanciales para todos los pueblos de la región”, afirmó Guterres en su declaración.

Fortalecer la gestión de los recursos energéticos

El Secretario General, que visitó Asia Central en junio del 2017, subrayó la necesidad imperativa de manejar mejor los recursos en agua, que son cruciales para el desarrollo económico de la región. Los glaciares de Tayikistán han disminuido de un tercio en la última década, y el mar de Aral, que es uno de los peores desastres medioambientales del mundo, es una clara demostración de las consecuencias negativas de una mala gestión.

“Debemos usar esos desastres ecológicos para fomentar más cooperación y acción”, insistió.

A nivel regional, la ONU promueve la mediación y el diálogo a través del Centro Regional de las Naciones Unidas para la Diplomacia Preventiva en Asia Central. El Centro está listo para ayudar a modernizar el marco legal regional para la gestión transfronteriza de los recursos en agua, explicó Guterres.

Varias iniciativas faltan por desarrollarse, tales como un proyecto sobre energía entre Asia Central y Asia del Sur, un gasoducto de Turkmenistán hacia Pakistán y la India a través de Afganistán, y una nueva línea de trasmisión de energía entre Uzbekistán y Afganistán.

Además, existen iniciatiavas para mejorar las infraestructuras tales como nuevas líneas de tren, por ejemplo, la línea “Lapis Lazuli” entre Turkmenistán y Afganistán, o vuelos directos entre Taskent y Kabul desde el año pasado.

Afganistán, un tema de seguridad regional e internacional

Guterres expresó su satisfacción por la creciente cooperación entre los países de Asia Central y Afganistán, país que una delegación del Consejo de Seguridad visitó del 13 al 15 de enero, por primera vez desde el 2010.

“La comunidad internacional entera tiene interés en la paz, la estabilidad y el desarrollo de Afganistán,” declaró, agregando que los países de Asia Central tienen un “papel importante que jugar” al respecto.

“La educación, la capacitación profesional y los empleos deben ser una prioridad absoluta en la cooperación para el desarrollo nacional y regional”, afirmó Guterres, que mencionó un ambicioso proyecto de Kazakstán para los estudiantes afganos. Más de 500 de ellos se titularon en universidades y escuelas técnicas de la nación en los últimos años, y cerca de 500 más están completando sus estudios en ese país, que ha invertido 50 millones de dólares en esta iniciativa. Uzbekistán está contemplando proyectos similares.

Respecto al terrorismo y al crimen transnacional organizado, la lucha necesita ser regional y multilateral para ser efectiva, además de estar basada en el respeto de los derechos humanos, destacó el jefe de la ONU.

Los cinco países de Asia Central completaron la segunda fase del Plan común de acción para la implementación de una estrategia mundial contra el terrorismo adoptado en el 2011.

La próxima reunión sobre el Proceso de Kabul para la cooperación para la paz y la seguridad representará una oportunidad para que el gobierno afgano presente su visión para un proceso de paz más estructurado en cooperación con la región, dijo Guterres, quien resaltó la disposición de la ONU de apoyar a través de su Centro Regional y de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA).