Alto Comisionado urge justicia para las víctimas de atrocidades en Mosul, Iraq

11 Noviembre 2016

A medida que surgen a la luz informaciones sobre el hallazgo de fosas comunes y otras evidencias de explotación y abusos sexuales a mujeres y niñas, tortura y asesinatos perpetrados por el ISIS en Mosul, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, llamó a acciones inmediatas para resguardar el derecho de las víctimas y los sobrevivientes.

Zeid Ra’ad Al Hussein emitió un comunicado este viernes en el que consideró intolerables las conmovedoras imágenes de niños siendo forzados a llevar a cabo ejecuciones, las historias de mujeres que son distribuidas entre los combatientes del ISIS y asesinatos de los percibidos como detractores de las doctrinas de ese grupo extremista.

Zeid llamó al gobierno iraquí a actuar con rapidez para restaurar la aplicación eficaz de la ley en las áreas controladas por los militantes y asegurar que los capturados sean tratados según estipulan las leyes.

Señaló que la justicia para los afectados por esos abusos debe ser imparcial, transparente y efectiva.

El Alto Comisionado citó los numerosos reportes que emergen de las atrocidades que estarían siendo cometidas por esos terroristas.

Entre ellos, detalles sobre el hallazgo, el pasado lunes, de fosas comunes. Estas contendrían más de 100 cadáveres encontrados en un edificio de un colegio agrícola.

Las informaciones sugieren que las víctimas incluyen a oficiales de las fuerzas de seguridad iraquíes y otros detenidos por el ISIS, además de personas que habrían iniciado levantamientos contra el grupo desde el inicio de la ofensiva el 17 de octubre pasado.

Los cuerpos se encuentran en diferentes estados de descomposición, lo que apunta a que esos extremistas estarían usando el sitio como un campo de matanzas, dijo Zeid Ra’ad Al Hussein.

La portavoz del Alto Comisionado en Ginebra, Ravina Shamdazani, aludió a otros hallazgos:

“Detalles también emergen sobre el uso de armas químicas por el ISIS. El 23 de octubre, cuatro personas murieron después de haber inhalado humos procedentes de la quema de azufre de una fábrica de esos gases en el distrito de Shura en Mosul. La fábrica fue incendiada y bombardeada por ISIS. ISIS también habría quemado azufre dejándolo en otros sitios”, mencionó la portavoz.

Zeid recomendó referir la situación en Iraq a la Corte Penal Internacional, además de otorgar a los tribunales iraquíes jurisdicción sobre crímenes internacionales.

También animó a reformar el sistema penal y reforzar la capacidad de los oficiales de justicia de documentar, investigar y enjuiciar a los responsables.

El Alto Comisionado subrayó que el gobierno de Iraq puede asegurar justicia y crear las bases de una paz duradera para el país.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.