Expertos enfatizan la importancia no considerar enfermos a los integrantes del colectivo LGTB

12 Mayo 2016

La población en general debe tener claro que ser lesbiana, gay, bisexual o transexual no es una enfermedad y para ello necesita recibir información adecuada, subrayaron hoy los integrantes del Comité de los Derechos del Niño y otros expertos internacionales en derechos humanos.

En el marco del Día Internacional contra la homofobia, transfobia y bifobia, a celebrarse el 17 de mayo, los expertos urgieron a que se ponga fin a la patologización de adultos y niños del colectivo LGTB, empezando por la reforma a las clasificaciones médicas de los gobiernos y la abolición de tratamientos forzados a esas personas.

Etiquetar a la gente como enferma con base en su orientación sexual o identidad de o expresión de género ha sido y continúa siendo, una de las causas principales de las violaciones de derechos humanos que padece, advirtieron los especialistas en un comunicado conjunto.

“También es un obstáculo para poder superar las actitudes y estereotipos negativos, así como las múltiples barreras que enfrentan las personas LGBT cuando tratan de ejercer sus derechos más fundamentales”, recalcaron.

Los expertos afirmaron que las categorías médicas patologizantes y estigmatizantes que se relacionan con la identidad y la expresión de género son utilizadas para justificar el sometimiento de las personas trans a esterilizaciones, tratamientos hormonales, cirugías y evaluaciones psiquiátricas forzadas o coercitivas, y para obstaculizarles el ejercicio de sus derechos

Además, las clasificaciones patologizantes de las personas LGBT avalan los tratamientos abusivos, nocivos y carentes de ética, como las ‘terapias de conversión’ y dan lugar a toda clase de discriminación, marginación y atropellos.

Se requieren reformas legales y de políticas para derogar las leyes discriminatorias y proteger a las personas LGBT de la violencia y la discriminación. Pero estas reformas no serán efectivas o suficientes por sí solas, mientras sigan existiendo clasificaciones médicas obsoletas, apuntaron los expertos.