Alto Comisionado de la ONU denuncia un alarmante aumento en los casos de tortura en Burundi

18 Abril 2016

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó este lunes su preocupación por el alarmante aumento del uso de la tortura y otros malos tratos en Burundi, así como por los preocupantes informes de la existencia de centros de detención ilegales, tanto en la capital como en zonas rurales.

Zeid Ra’ad Al Hussein señaló que en lo que va de año su Oficina ha registrado al menos 345 nuevos casos de tortura a manos del gobierno y las fuerzas de seguridad. El total ascendería a 600 casos desde el agravamiento de las tensiones hace un año.

Zeid describió cómo muchos de los detenidos a los que su equipo visitó en las últimas semanas mostraban heridas recientes y no podían casi andar después de haber sido golpeados con cinturones, barras de metal y objetos afilados.

Estos actos tuvieron lugar principalmente durante su arresto o la detención, especialmente en instalaciones dirigidas por funcionarios de la inteligencia, la policía y, en menor medida, el ejército.

Ante la gravedad de las denuncias, el Alto Comisionado urgió en los términos más enérgicos a las autoridades a poner fin a estas prácticas inaceptables e ilegales.

Estos comentarios se produjeron un día después de que el Secretario General describiera la situación como "alarmantemente precaria” y propusiera tres nuevas opciones para establecer una nueva misión de paz de la ONU allí.

Burundi lleva inmerso en turbulencias desde que el presidente Pierre Nkurunziza anunciara sus planes en abril el año pasado de presentarse a un tercer mandato, que luego ganó.

La violencia que desató la polémica decisión ya ha causado más de 400 muertes y ha hecho que más de 250.000 personas hayan huido a países vecinos.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.