Alto Comisionado acoge con beneplácito la abolición de la pena de muerte en Mongolia

9 Diciembre 2015

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, aplaudió hoy la abolición de la pena de muerte en Mongolia y consideró la medida como un paso adelante en la lucha por las garantías fundamentales de todas las personas.

El país asiático se convierte así en el número 105 del mundo que pone fin por ley a este tipo de condena. Otros 60 Estados tienen aprobadas moratorias de la pena capital o no han realizado ejecuciones en los últimos diez años.

El Alto Comisionado consideró que el anuncio de Mongolia es un ejemplo claro y alentador de avances positivos en la lucha por los derechos humanos de todas las personas, incluidas las que han sido condenadas por crímenes muy graves.

“Ni los actos más atroces deben privarnos de nuestros principios fundamentales de humanidad”, señaló Zeid.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android