ACNUR insiste en que muchos migrantes en Calais necesitan protección internacional

7 Agosto 2015

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) resaltó hoy de nuevo las penosas condiciones en que se hallan los migrantes estancados en la ciudad francesa de Calais e insistió en que muchos de ellos necesitan la protección de las leyes internacionales.

Se calcula que hay unos 3.000 migrantes y refugiados en esa localidad portuaria y en la costa norte de Francia y una gran parte de ellos aguardan una oportunidad para poder llegar al Reino Unido.

Melissa Fleming, portavoz de ACNUR en Ginebra, recordó en conferencia de prensa que al menos una decena de personas han muerto desde junio en su intento de llegar al Reino Unido cruzando el Canal de la Mancha. En las últimas semanas se han incrementado las medidas de seguridad para impedir acciones desesperadas.

“Consideramos que medidas de seguridad por sí sólo, aunque es algo comprensible, es poco probable que vayan a ser eficaces por sí mismas y pueden empujar a la gente a tomar riesgos mayores, que pueden causar más pérdidas de vidas de las que ya hemos visto entre la gente que trata de cruzar el canal”, manifestó Fleming.

Agregó que muchas de esas personas son refugiados que han huido de guerras, de la violencia y de la persecución en Afganistán, Eritrea, Somalia, Sudán o Siria, y por tanto deben tener el amparo del derecho internacional.

ACNUR también ha alentado a las autoridades francesas a reubicar gradualmente a estos migrantes y refugiados en zonas y en condiciones más dignas, y a quese atienda con más diligencia las peticiones de asilo.

Melissa Fleming señaló además que las mujeres y los niños forman un grupo cada vez más notable entre los migrantes estancados en Calais y son particularmente vulnerables a la explotación y a la trata, lo que requiere especial atención de las autoridades francesas.