Consejo de Seguridad expresa su “profunda decepción” con líderes de Sudán del Sur

10 Julio 2015

La violencia política en Sudán del Sur ha causado miles de muertes y una catástrofe provocada por el hombre, declaró el jueves el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, tras expresar su profunda decepción con el presidente Salva Kiir, el ex vicepresidente Riek Machar y otros líderes “que han puesto sus ambiciones personales por delante del bien de su país y su pueblo”.

En un comunicado de prensa que recordó que el 9 de julio empezaba el cuarto año de independencia del país más joven del mundo, los miembros del Consejo subrayaron que el enfrentamiento entre el liderazgo de Sudán del Sur ha “socavado las bases de este nuevo país” y urgieron a las partes a reiniciar el proceso político para acabar con esta crisis.

El Consejo señaló que el fracaso del presidente Kiir y Machar para llegar a un acuerdo de paz se ha traducido en la muerte de decenas de miles de civiles, el desplazamiento de más de 2,1 millones de personas y los ataques contra cascos azules de la ONU, personas desplazadas bajo protección de la misión allí, la UNMISS, y demás personal humanitario.

Reafirmando que estos actos no serán tolerados, los miembros del Consejo condenaron las violaciones de derechos humanos y abusos cometidos en el país, incluyendo las reportadas por UNICEF y la UNMISS, en los estados de Unity y el Alto Nilo, en abril y en mayo de este año, entre ellos la castración, la violación masiva y la quema de mujeres y niños en sus hogares.

Si bien el Consejo reconoció el trabajo de mediación de la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo de África (IGAD) desde que estalló el conflicto, señaló que no hay señales de que las partes estén preparadas para declarar un alto el fuego y emprender un proceso genuino de paz.

La seguridad se ha deteriorado gravemente en el último año en Sudán del Sur, desde que estallara el conflicto armado entre el presidente Kiir y el ex vicepresidente Machar y sus respectivas facciones, en diciembre de 2013. Desde entonces, las hostilidades han escalado hasta convertirse en un enfrentamiento generalizado, que ha resultado en la denuncia de atrocidades y posibles crímenes de guerra.

Según las últimas cifras publicadas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), más de 730.000 personas han huido a países vecinos, como Uganda, Etiopía, Kenya y Sudán. Mientras tanto, entre los millones de personas que permanecen desplazadas, más de 100.000 han buscado refugio en los campamentos operados por la UNMISS.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android