ACNUR encomia decisión de salvar a migrantes a la deriva en el sureste asiático

20 Mayo 2015

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) acogió con beneplácito el compromiso de Malasia, Indonesia y Tailandia de salvar la vida de miles de refugiados y migrantes que se encuentran a la deriva en embarcaciones precarias en la Bahía de Bengala y las costas del sureste asiático.

Los cancilleres de los tres países anunciaron la decisión hoy, aclarando que brindarán protección y asistencia humanitaria temporal a los migrantes siempre y cuando se les reubique o repatrie en un plazo de un año.

“Se trata de un primer paso muy importante en la búsqueda de soluciones a esta crisis y es crucial para salvar vidas”, apuntó ACNUR en un comunicado.

La Agencia subrayó la urgencia de que los migrantes desembarquen y reciban primeros auxilios inmediatamente.

ACNUR coincidió con los gobiernos malayo, indonesio y tailandés en que hacen falta otras medidas que incluyan combatir la raíz de esta migración.

Además, indicó que habrá que tomar en cuenta las necesidades de quienes precisan protección internacional.

Agregó que al igual que en otras regiones donde se registran migraciones masivas por mar, los países implicados deberán trabajar unidos para resolver la emergencia de manera sustantiva.

ACNUR también expresó su disposición para ayudar a los gobiernos a encontrar soluciones a la crisis, y detalló que éstas podrían incluir el regreso voluntario de la gente a sus países cuando las condiciones lo permitan.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), unas 7.000 personas se encuentran a la deriva en las costas del sureste asiático, la mayoría de ellas provenientes de Bangladesh y Myanmar.