ONU lamenta que la tregua humanitaria en Yemen no se haya prolongado

18 Mayo 2015

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, hizo unas declaraciones en nombre del Secretario General durante la Conferencia sobre Yemen en Riad que se celebró el domingo. En esa declaración, Ban Ki-moon urgió a las partes enfrentadas a abstenerse de acciones que socaven la seguridad en los aeropuertos, puertos y demás núcleos de infraestructura de transporte en Yemen, para acabar con las interrupciones en la importación de combustible, alimentos y medicinas, ahora que ha concluido la tregua humanitaria.

El Titular de la ONU aseguró estar determinado a convocar a corto plazo una conferencia inclusiva y representativa para retomar el proceso de paz en el país de acuerdo con las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad. Ban pidió que todas las partes se unan a las consultas sin condiciones.

En conferencia de prensa en Nueva York hoy, el portavoz de Naciones Unidas, Farhan Haq, dijo que el Secretario General lamenta que a pesar de los repetidos llamamientos de la ONU la tregua humanitaria de cinco días no fue prolongada.

Durante su visita a Riad, Ahmed se reunió con varios representantes del gobierno yemení, incluido el presidente, y algunos embajadores de los países que forman el Consejo de Cooperación del Golfo. También mantuvo un encuentro con el máximo responsable de las fuerzas armadas sauditas.

Durante su duración, la pausa humanitaria facilitó en gran medida el acceso a áreas que habían sido difíciles de alcanzar. La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitario (OCHA) informó que las personas afectadas por el conflicto pudieron salir de las áreas inseguras, solicitar atención médica y recibir ayuda. Las personas que estaban atrapadas por los combates y los ataques aéreos en Sa’ada, Adén, Lahj y Al Dhale fueron supuestamente trasladadas de los distritos donde antes el acceso había estado bloqueado.

En los cuatro primeros días de tregua, los trabajadores humanitarios distribuyeron los suficientes alimentos para abastecer a más de 273.000 personas durante un mes, combustible para garantizar que 1,2 millones de personas tengan acceso a agua segura y otros bienes básicos. Unas 47 toneladas de suministros médicos fueron repartidas en los hospitales y centros de salud en cinco provincias.

Sin embargo, la inseguridad, la escasez de combustible y otros desafíos logísticos complicaron la labor de las organizaciones humanitarias durante la tregua.

Según centros de salud en el país, desde el 19 de marzo, han muerto 1.820 personas y 7.330 han sido heridas como consecuencia del conflicto. Además advierten que es probable que la cifra de muertes sea mayor en realidad. Más de 545.000 personas habrían sido desplazadas en Yemen entre el 26 de marzo y el 7 de mayo.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.