UNICEF urge a la UE a proteger los derechos de los niños migrantes

El año pasado, de los 170.000 migrantes llegados a Italia por vía marítima desde Libia,  más de 13.000 fueron niños no acompañados. Foto: ACNUR/A DAmato
El año pasado, de los 170.000 migrantes llegados a Italia por vía marítima desde Libia, más de 13.000 fueron niños no acompañados. Foto: ACNUR/A DAmato

UNICEF urge a la UE a proteger los derechos de los niños migrantes

En vísperas de la adopción de una nueva agenda migratoria por parte de la Unión Europea (UE), UNICEF hizo hoy un llamado a proteger los derechos y el bienestar de los niños migrantes colocándolos en el centro de la agenda del organismo europeo. El Fondo de la ONU para la Infancia ve la adopción de la nueva agenda como una oportunidad para fortalecer las salvaguardias de la UE relacionadas con la protección de menores.

Con la mejora del clima en el Mediterráneo se espera que el número de niños migrantes aumente y dicha situación incremente los riesgos para los menores no sólo durante las travesías, sino también a su llegada a las costas europeas, donde puede que no reciban la atención que necesitan con urgencia.

Así describió el portavoz de UNICEFen Ginebra, Christophe Boulierac la dramática situación a la que se enfrentan: “Los niños migrantes a menudo son víctimas de vacíos legales, políticas y prácticas en el actual marco de protección común de la UE. Se enfrentan a un acceso limitado a la justicia, la educación y la atención sanitaria. Pueden ser objeto de detención y deportación, expulsiones colectivas y prácticas de control en fronteras que ponen en peligro sus vidas al entrar en territorio de la UE”.

El portavoz añadió que UNICEF elaboró un plan de 10 puntos en el que urge a la protección de los niños migrantes.

En el decálogo de sugerencias se destaca que se trate a los niños migrantes según lo dispuesto en la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño; la aplicación de leyes y políticas existentes para salvaguardar y proteger los derechos de los niños afectados por la migración; los menores no podrán ser ubicados en centros de detención ni separados de sus familias por razones de migración; y que deben recibir una protección igual y constante, sin ninguna discriminación por la nacionalidad de sus padres, residencia, estado migratorio o raza, entre otros.