La colaboración público-privada es esencial en combate a la Delincuencia Transnacional, dicen participantes en Doha

Empresarios debaten sobre la importancia de las TIC. Foto de archivo.
UN Photo/Devra Berkowitz
Empresarios debaten sobre la importancia de las TIC. Foto de archivo.

La colaboración público-privada es esencial en combate a la Delincuencia Transnacional, dicen participantes en Doha

Con cerca de 2.000 millones de imágenes subidas y compartidas en Internet diariamente, la búsqueda de una foto de pornografía infantil es como encontrar una aguja en un pajar. Sin embargo, gracias a una nueva herramienta desarrollada por Microsoft y distribuida de forma gratuita a las fuerzas del orden, esta situación podría cambiar pronto.

En el 13º Congreso de Naciones Unidas sobre la Prevención del Delito que se celebra hasta el domingo en Doha, los participantes coincidieron en que la delincuencia informática supone un reto mucho más grande de lo que pudiera imaginase, y que para prevenirla y luchar contra ella es imprescindible una cooperación sólida entre el sector público y el privado.

Dale Waterman, jefe de la Unidad de Microsoft de Delincuencia Digital para el Medio Oriente y África, dijo a Radio ONU que la corporación ha desarrollado una herramienta llamada ADN fotos, que se proporciona al FBI, Interpol y otras agencias para capturar a los responsables de abuso infantil.

Añadió que la Unidad de Crímenes Digitales --con 30 sucursales en el mundo-- busca formas innovadoras para frenar casos de ciberdelincuencia, como las estafas.

"La asociación entre el sector público y privado es crucial, es fundamental. El problema es tan grande que no hay manera de que una entidad sola pueda manejarlo, y por eso en Microsoft trabajamos con la policía, con el sector bancario, con los proveedores de Internet, porque en esto realmente se necesita la plena participación de todos los que nos preocupamos por este tema para asegurar que tengamos un impacto ", dijo Waterman.

Añadió que cada año, unos 3,3 millones de estadounidenses son víctimas de estafas relacionadas con la tecnología, sufriendo pérdidas estimadas en más de 1.500 millones de dólares.