La ONU pide ayuda urgente para los desplazados por Boko Haram en Nigeria

9 Abril 2015

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hizo hoy un llamado urgente para recaudar fondos para proveer asistencia y protección a decenas de miles de personas que huyen de la violencia en el noreste de Nigeria.

“Los desplazados en la región noreste de Nigeria y en los países vecinos se encuentran en una situación muy dramática. Temen por sus vidas y ahora mismo no pueden regresar a sus hogares”, señaló en un comunicado de prensa la representante regional del ACNUR para África Occidental y coordinadora para los refugiados nigerianos, Liz Ahua.

“Necesitamos más apoyo financiero para seguir ayudando a los refugiados y planear un salto en la asistencia si más personas se ven obligadas a buscar la seguridad fuera de Nigeria”, señaló.

Con los 174,5 millones de dólares que ha pedido, el ACNUR podría ayudar a 192.000 refugiados y elaborar un plan para responder a nuevos movimientos de la población en medio de la implacable violencia que azota los estados de Adamawa, Borno y Yobe.

Desde que los insurgentes de Boko Haram empezaron a recurrir a la violencia a gran escala en 2009, más de 15.000 personas han sido asesinadas e innumerables niños, mujeres y hombres han sido secuestrados, forzosamente reclutados y sufrido abusos.

El terror causado por Boko Haram también ha provocado la inestabilidad en el norte de Nigeria e incluso ha cruzado fronteras, afectando a una región más amplia y desplazando a más de un millón de personas.

El ACNUR calcula que los últimos movimientos de refugiados por el norte del país incremente el número de refugiados en Camerún a casi 66.000.

En otras partes de la región, las cifras de desplazados también están en alza. Unas 18.000 personas han huido al oeste de Chad. Más de 100.000 refugiados ya se encuentran en Níger, a pesar de que la situación humanitaria también se está deteriorando allí y se ha registrado un salto en los ataques contra las ciudades de Bosso y Diffa.

La crisis de refugiados también está poniendo en riesgo la estabilidad económica de la región. Una reciente evaluación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) sobre la seguridad alimentaria en Níger en noviembre de 2014 reveló que un 52,7 por ciento de las familias desplazadas y un 14 por ciento de las familias de acogida sufren inseguridad alimentaria y necesitan asistencia humanitaria con urgencia.

En la solicitud de hoy, el ACNUR reconoció que las agencias de ayuda humanitaria sobre el terreno están pasando apuros para mantener servicios básicos en los campos de refugiados.

Al mismo tiempo, miles de niños no pueden ir a la escuela debido a la falta de aulas y maestros.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.