UNCTAD pugna por usar el comercio electrónico para el avance de los países en desarrollo

Comercio electrónico. Foto: PMA/Matthias Steinbach
Comercio electrónico. Foto: PMA/Matthias Steinbach

UNCTAD pugna por usar el comercio electrónico para el avance de los países en desarrollo

La Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) afirmó hoy que los negocios y consumidores de los países en desarrollo comienzan a beneficiarse del creciente comercio electrónico.

Su Informe sobre la Economía 2015, dado a conocer hoy, se dedica a la relevancia de ese comercio y explica las oportunidades y retos derivados de la compra-venta de productos y servicios en línea.

Al presentar el informe en una conferencia de prensa en Ginebra, el funcionario de la UNCTAD, Torbjörn Fredriksson, afirmó que el comercio electrónico facturó 16 billones de dólares en 2013.

“El uso de este comercio se está expandiendo en los países en desarrollo e incluso en los de renta baja por el mejoramiento de la conectividad con el uso de móviles, el acceso a internet y el uso de las redes sociales. También inciden la eliminación de barreras al uso por las compañías de ese comercio debido al desarrollo de nuevas herramientas, plataformas y soluciones de pago”, dijo el experto.

Añadió que Estados Unidos, el Reino Unido, Japón y China lideraron el mercado y que compañías como Amazon llevan la voz cantante.

Asimismo, indicó que el mejoramiento de la entrega a domicilio de productos en América Latina y el Caribe sería una importante contribución al estímulo de ese comercio.

El documento presenta evidencias sobre cómo el uso de las ventas electrónicas aumenta la productividad de los negocios en los países en desarrollo, al tiempo que ofrece a los consumidores más opciones de elección, precios más bajos y la posibilidad de realizar compras en cualquier momento del día.

Por otro lado, el informe advierte sobre los retos principales que de él se derivan, como el delito cibernético de diversas índoles, entre ellos el fraude, y la necesidad de que se adopten legislaciones en los países para garantizar la protección de los datos y la privacidad de los consumidores.