La UNODC urge a desmantelar las redes de traficantes de personas

6 Octubre 2014

Demasiados migrantes mueren ahogados, sofocados en contenedores o a causa de la sed cuando atraviesan desiertos. Son tragedias terribles que ocurren a diario debido a que muchas mujeres vulnerables, niños y hombres confían en criminales para que los crucen a través de las fronteras.

Así lo destacó este lunes el director ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en el marco de la séptima sesión de la Convención contra el Crimen Trasnacional Organizado, que se realiza en Viena, Austria.

Yury Fedotov indicó que dos de las rutas principales del tráfico ilegal de personas son de África hacia Europa, así como de Sudamérica hacia Norte América.

En esos corredores se genera anualmente casi 7.000 millones de dólares en ganancias ilícitas, aunque se estima que esa cifra podría ser mucho mayor, dijo Fedotov.

La UNODC llamó a la comunidad internacional a desmantelar esas redes de criminales para lo cuál, manifestó, es fundamental que los países se unan en un solo frente para enjuiciar a los traficantes, encarcelarlos y restringir el acceso a sus bienes ilícitos, al tiempo que se provee cuidado y protección a los migrantes.

Según un reciente estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que coopera de cerca con Naciones Unidas, desde el año 2000 más de 40.000 migrantes han muerto en viajes peligrosos en busca de una nueva vida.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android