Netanyahu critica a Irán y Palestina y compara a Hamas con el grupo Estado Islámico

29 Septiembre 2014

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu criticó hoy con vehemencia en la Asamblea General de la ONU los recientes discursos del presidente de Irán, Hassan Rouhani y del presidente palestino Mahmoud Abbas en ese mismo foro y comparó a Hamas con el grupo extremista Estado Islámico (ISIS)

“En cuanto a sus objetivos finales, Hamas es ISIS y ISIS es Hamas”, manifestó Netanyahu durante su discurso y señaló que otros grupos islamistas militantes comparten la misma ideología “fanática”, incluidos Boko Haram en Nigeria, Al-Shabaab en Somalia y Hizbolah en Líbano.

Respecto de Irán, el primer ministro israelí señaló que las elecciones en ese país o el tono más “suave” en política exterior del presidente o del ministro de Exteriores, tienen por objetivo conseguir que se levanten las sanciones a ese país y desparezcan los obstáculos en el camino hacia la posesión de una bomba nuclear.

En otro momento de su discurso Netanyahu aludió a la reciente ofensiva israelí en Gaza, en la que murieron más de dos millares de palestinos y unos setenta israelíes, la mayoría soldados, y aseguró que Israel trató de proteger a la población civil avisando por diversos métodos, pero Hamas había utilizó escuelas, hospitales y otras instalaciones como escudo.

El primer ministro afirmó que Israel desea la paz y resaltó que hay Estados árabes que cada vez más reconocen que comparten con su país desafíos similares, y esa alianza puede facilitar la paz entre palestinos e israelíes.

“Hay un nuevo Oriente Medio: presenta nuevos peligros pero también nuevas oportunidades. Israel está preparado para trabajar con aliados árabes y con la comunidad internacional para enfrentar esos peligros y aprovechar esas oportunidades. Juntos debemos reconocer la amenaza global del Islam militante, la primacía de desmantelar la capacidad de Irán de armas nucleares y el papel indispensable de Estados árabes en hacer avanzar la paz con los palestinos”, manifestó Netanyahu.