Argentina insta a Gran Bretaña a negociar y detener escalada militar en Atlántico Sur

10 Febrero 2012

Argentina insta una vez más a Gran Bretaña a sentarse en la mesa de negociaciones y a desistir de la escalada militar del Atlántico Sur, dijo hoy el canciller argentino en la sede de la ONU.

En conferencia de prensa tras presentar una denuncia ante Naciones Unidas por la militarización británica de la zona de las islas Malvinas, Héctor Timerman sostuvo que el Reino Unido es la potencia militar por excelencia en el Atlántico Sur y que ha introducido armas nucleares a esa región, contraviniendo así sus obligaciones con el Tratado de Tlatelolco del cual es signatario.

El canciller afirmó también que el Reino Unido utiliza una infundada defensa de la autodeterminación de 2.500 isleños que viven en las Malvinas como excusa para el establecimiento de una poderosa base militar que sirve a sus intereses estratégicos.

“Y digo infundada defensa porque las Naciones Unidas desde el año 1965 dicen que el conflicto es un conflicto de soberanía entre Gran Bretaña y la República Argentina”, apuntó el canciller.

Recordó, asimismo que la Constitución argentina garantiza que el país buscará la recuperación de su soberanía pacíficamente y siempre respetando los intereses de quienes hoy habitan en las Malvinas.

Timerman afirmó que Argentina se precia de haber sido siempre defensora de la libre autodeterminación de los pueblos.

“Pero ocurre algo, que las Naciones Unidas dicen en 1960 en una resolución que la integridad territorial de un país no puede ser afectada por un proceso de intento de autodeterminación, o sea, primero está la soberanía y después está la autodeterminación”, enfatizó.

El diplomático argentino informó además que se reunió con el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon; con el presidente del Consejo de Seguridad, Kodjo Menan; y con el presidente de la Asamblea General, Nassir Abdulaziz Al-Nasser; y aseguró que los tres se pronunciaron a favor de un diálogo entre los dos países.

Argentina también está por el diálogo, sólo falta Gran Bretaña, concluyó Timerman.

La visita del canciller a Nueva York sigue a las declaraciones del martes pasado de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, en las que anunció que su país denunciaría ante la ONU la llegada a la zona de las Malvinas del destructor más moderno de la Marina inglesa y la instrucción militar que el príncipe Guillermo de Inglaterra recibe en esas islas.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.