Relatora especial advierte esclavitud invisible en todo el mundo

30 Noviembre 2010

Los abusos de cualquier tipo que sufren los trabajadores domésticos en todo el mundo constituyen un modo de esclavitud muchas veces invisible, advirtió hoy la relatora especial de la ONU sobre las formas contemporáneas de esclavitud.

Gulnara Shahinian señaló que ningún país está a salvo de este flagelo, que puede incluir atropellos físicos, emocionales o sexuales.

En este sentido, instó a los Estados a hacer visible la situación de los trabajadores domésticos regulando todos los aspectos de su reclutamiento y jornadas de trabajo.

La experta indicó que durante su gestión como relatora ha conocido mujeres que han vivido como sirvientas esclavas desde que nacieron. “He hablado con niños que fueron entregados a familias adoptivas y que luego son explotados como esclavos domésticos en lugar de recibir cuidados y educación”, apuntó.

Agregó que también se ha topado con trabajadores domésticos migrantes que tenían el sueño de ganar dinero en el extranjero para sostener a sus familias y que han sufrido explotación y humillaciones sin límites.

Shahinian consideró que los trabajadores domésticos cuyos derechos humanos son respetados y protegidos ofrecen una valiosa contribución a la sociedad ya que muchas veces permiten que los padres de familia equilibren sus responsabilidades profesionales y personales.

Sin embargo, añadió, millones de estos trabajadores sufren violaciones de sus derechos humanos.

Finalmente, la relatora subrayó que las víctimas de esclavitud deben ser tratadas como tales y no como transgresoras de las leyes migratorias o laborales. Estas personas deben tener acceso a la protección y asistencia necesarias para su reintegración social, mientras que los victimarios deben ser juzgados por la ley, puntualizó.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.