Violencia relacionada con alcohol causa 2,5 millones de muertes al año, advierte OMS

6 Septiembre 2010

La violencia relacionada con el consumo excesivo de alcohol causa anualmente la muerte de 2,5 millones de personas, de las cuales 320.000 son jóvenes entre 15 y 29 años, según estimados de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, el alcohol está presente en la cuarta parte de todos los homicidios, advirtió la agencia de la ONU.

En un informe sobre el tema, la OMS señaló que la violencia asociada con la embriaguez supone un gran desafío para los gobiernos de la mayoría de los países y provoca una creciente preocupación en todo el mundo.

“La violencia relacionada con el alcohol es un problema visible en muchos países desarrollados como el Reino Unido, donde se lleva un registro riguroso de las estadísticas. Sin embargo, el fenómeno también está presente en muchas naciones en desarrollo donde el licor a menudo se produce ilegalmente, las ventas no están reguladas y las estadísticas de violencia no se registran”, apuntó la OMS.

Agregó que esta falta de controles hace imposible saber la magnitud real del problema.

Dag Rekve, experto del Departamento de Enfermedades Mentales y Abuso de Sustancias de la OMS, explicó que el consumo de alcohol varía mucho entre los países, los diferentes grupos de población y los distintos momentos históricos, dependiendo del entorno político y social.

“El patrón de consumo de alcohol individual depende mucho de las actitudes y la cultura de cada país”, señaló Rekve.

Por otra parte, la OMS alertó sobre la nueva tendencia entre los jóvenes de organizar fiestas multitudinarias en las calles en las que beben de manera excesiva y, a menudo, terminan con episodios de violencia. El fenómeno se está arraigando sobre todo en países europeos –el estudio cita como ejemplo “el botellón”, en España– facilitado por las redes sociales virtuales, como Facebook, precisó.

Revke indicó que muchos adolescentes demasiado jóvenes para ir a bares o clubes suelen beber en las calles, sobre todo en este tipo de fiestas, lo que crea más riesgos de violencia.

Para afrontar la violencia asociada con el alcohol como un problema de salud pública, la OMS destacó la urgencia de que los gobiernos implementen medidas que dificulten el acceso al alcohol entre los grupos más vulnerables, incluidos los jóvenes.

Además, las autoridades deben redactar leyes que prohíban beber en sitios públicos y que eviten la producción ilícita e informal de alcohol.

Estas provisiones forman parte de la estrategia mundial de la OMS diseñada este año con el objetivo de combatir el consumo excesivo de alcohol.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.