Sudáfrica: ACNUR condena violencia xenofóbica en Cabo Occidental

20 Noviembre 2009

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) condenó hoy los recientes ataques xenófobos registrados en la provincia del Cabo Occidental en Sudáfrica contra refugiados y solicitantes de asilo, en su mayoría provenientes de Zimbabwe.

Según datos del organismo, unos 3.000 extranjeros debieron huir de sus chozas localizadas en una comunidad agrícola tras haber sido agredidos.

El portavoz en Ginebra del ACNUR, Andrej Mahecic, informó que el personal de esta agencia asiste a estos desplazados mientras esperan el resultado de las negociaciones con los agricultores locales que atacaron sus viviendas, acusándolos de quitarles el trabajo al aceptar salarios más bajos en los viñedos.

“Los refugiados con documentos y los solicitantes de asilo tienen el derecho legal a trabajar en Sudáfrica, pero a menudo surgen tensiones debidas a la competencia por los trabajos”, explicó Mahecic.

Por el momento, los expulsados se albergan en el campo deportivo de la localidad de De Doorns, a 140 kilómetros de Ciudad del Cabo, durmiendo en tres carpas comunales suministradas por el gobierno.

El portavoz destacó la rápida respuesta de las autoridades locales, que se han encargado de que no falte el agua ni los servicios sanitarios en este campamento, además de haber instalado una clínica móvil.

Por su parte, la Cruz Roja provee dos alimentos por día a los expulsados.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.