Costa Rica aboga por poner fin a carrera armamentista

19 Noviembre 2008

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, solicitó hoy al Consejo de Seguridad que apoye una iniciativa de su país para condonar la deuda de naciones que reduzcan sus armas y soldados e inviertan en el desarrollo de sus pueblos y la protección ambiental.

Arias –cuyo país convocó la reunión en calidad de presidente del Consejo durante este mes – señaló que en la actualidad se asignan 3.300 millones de dólares diarios a gastos militares.

Pidió además al órgano que respalde el Tratado sobre la Transparencia de Armas presentado a Naciones Unidas hace dos años por su país junto con otras naciones.

Explicó que ese tratado pretende que se proscriba la venta de armas a Estados, grupos o individuos, cuando exista razón suficiente para creer que serán usadas para violar los derechos humanos o el derecho internacional.

“No sé cuánto tiempo más podremos sobrevivir sin darnos cuenta de que matar a muchos, poco a poco cada día, es tan condenable como matar a muchos, en un solo día”, dijo.

El mandatario destacó que las tres cuartas partes de los 640 millones de armas pequeñas y livianas en el mundo están en manos de civiles.

Su poder de destrucción, acotó, “ha probado ser más letal que el de las armas nucleares y constituye uno de los principales motores de la inseguridad nacional e internacional”.

Destacó que algunos de los países que encabezan la lista de vendedores de las armas pequeñas son miembros del Consejo, órgano que ha reconocido que el terrorismo y el narcotráfico constituyen amenazas a la seguridad internacional.

Aunque este Tratado no impedirá que la delincuencia organizada mundial exista, sin duda pondrá un cerco a sus operaciones, concluyó Oscar Arias.