Consejo de Derechos Humanos termina sesión, pide a Myanmar y Sudán mayores avances

14 Diciembre 2007

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU terminó hoy su sexta sesión ordinaria con un llamamiento a los gobiernos de Myanmar y Sudán a que redoblen esfuerzos en la protección de las garantías fundamentales de sus ciudadanos.

El presidente del órgano de Naciones Unidas, el embajador rumano Doru Costea, reconoció que ambos países han logrado avances, pero subrayó que éstos son insuficientes.

Señaló que en el caso de Myanmar, fue positivo que las autoridades hubieran permitido la visita del relator especial para ese país, Paulo Sergio Pinheiro, después de los acontecimientos violentos de septiembre.

Consideró que la situación es muy compleja y que tomará tiempo que se resuelva. Asimismo, recordó que el Consejo de Derechos Humanos no tiene la misma competencia que el Consejo de Seguridad, por lo que no se debe esperar que tenga influencia en la arena política de Myanmar.

En cuanto a Sudán, Costea indicó que pese a algunos avances, el gobierno no ha seguido las recomendaciones del Consejo, sobre todo en lo que concierne a Darfur, donde “hace falta reunir muchas condiciones, además de voluntad política” para mejorar la situación de los derechos humanos.

En este sentido, el diplomático sostuvo que la protección de estas garantías en Darfur depende de la solución de otras crisis que afronta Sudán.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android