Colombia: ONU condena muerte violenta de indígenas Awa en Nariño

18 Julio 2007

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó la muerte violenta de Juan Dionicio Ortiz, Ademelio Pai, Arcenio Canticús y los dos hijos menores de éste último, Germán y Andrés Canticús, indígenas de la etnia Awa que perecieron por la explosión de minas antipersonas en hechos ocurridos durante los días 14 y 15 de julio en la zona rural de Ricaurte, Nariño.

Según las informaciones recibidas por la Oficina, las minas que ocasionaron la tragedia fueron sembradas por miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que operan en la zona.

La Oficina reiteró su enérgico rechazo a la utilización de minas antipersonas, y llamó nuevamente a los grupos armados al margen de la ley para que se abstengan de esa criminal práctica.

Recordó que en su último informe sobre Colombia, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, instó a los miembros de los grupos armados ilegales a respetar las normas del derecho internacional humanitario que prohíben el empleo de minas.

La ONU confió en que las autoridades de Colombia sigan adoptando todas las medidas necesarias para impedir la victimización de la población civil por obra de las minas antipersonas, y para atender a las víctimas de estos artefactos explosivos.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android