La pobreza es una violación de derechos humanos, afirma Alta Comisionada

8 Diciembre 2006

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, sostuvo hoy que la pobreza, más que un tema económico es una privación profunda de las libertades fundamentales y un ataque a la dignidad humana.

“Como en todos los temas de derechos humanos, y por eso es importante colocar a la pobreza en ese marco, la responsabilidad primordial recae en los gobiernos. Esto no quiere decir que la sociedad civil no deba preocuparse en ayudar a los pobres”, aclaró Arbour.

Agregó que, con sólo observar las riquezas de algunos países, y de los ricos de algunos países, no queda duda de que el planeta tiene suficientes recursos para satisfacer las necesidades básicas de todos los habitantes del mundo.

En su mensaje con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos, la Alta Comisionada señaló que vivir libres de carencias es un derecho y no simplemente “un motivo de compasión”.

“Luchar contra la pobreza es un deber que obliga a los gobernantes tanto como el deber de garantizar que todas las personas puedan expresarse libremente, elegir a sus líderes y practicar sus credos como quiera que sus conciencias les dicten”, puntualizó Arbour.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o AndroidO subscríbete a nuestro boletín.