Banco Mundial aprueba Planta de Celulosa en Uruguay

21 Noviembre 2006

El brazo del sector privado del Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional (IFC), anunció hoy que su Junta Directiva aprobó una inversión de 170 millones de dólares para el proyecto de la planta de celulosa Orión en Uruguay.

El proyecto fue autorizado después de completar una evaluación meticulosa que concluyó que la planta generará beneficios económicos significativos para Uruguay y no causará ningún daño ambiental, explicó la entidad financiera.

Un informe independiente emitido recientemente ofreció evidencia de que la zona local, que incluye la ciudad argentina de Gualeguaychú, no experimentará impactos ambientales adversos, agregó.

“La decisión de hoy allana el camino para que avancemos y tratemos con las partes interesadas a fin de maximizar los beneficios económicos, ambientales y sociales para las comunidades locales a ambos lados del río”, dijo Lars Thunell, vicepresidente ejecutivo de la IFC.

Las mejoras ambientales relacionadas con la planta incluyen el tratamiento de las aguas residuales de la ciudad cercana de Fray Bentos y la generación de electricidad por las operaciones de la planta, que contrarrestará 68.000 toneladas anuales de dióxido de carbono mediante el reemplazo de petróleo consumido en plantas generadoras públicas, señaló el Banco.

Otros beneficios serán la reducción de lluvia ácida, el tratamiento de los efluentes no tratados de una planta de celulosa más antigua y la producción de suficiente clorato de sodio como para permitir que las plantas locales de Argentina y Uruguay pasen a la producción de celulosa libre de cloro elemental.

Según el Banco Mundial, la planta Orion representa la mayor inversión extranjera de la historia de Uruguay y ayudará al país a subir en la cadena de valor más allá de la exportación de materia prima, a la vez que generará unos 2.500 puestos de trabajo locales y generará un valor agregado equivalente a 2% del Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay.

Además, la papelera representará más del 8% de las exportaciones del país

por cada año de producción a plena capacidad, añadió.

El proyecto de la papelera tiene abierto un caso en espera de veredicto ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya, interpuesto por las comunidades vecinas que temen la contaminación que planta pueda causar.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.