ACNUR: Comienza el transporte aéreo de material para las víctimas de las inundaciones en Kenia

17 Noviembre 2006

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) comenzará este domingo el transporte aéreo de material de emergencia destinado a los miles de refugiados que se han quedado sin casas, debido a las graves inundaciones en la región keniana de Dadaab.

Según informa la agencia en un comunicado, las fuertes lluvias han arrasado los campamentos ubicados a baja altitud, destrozando casas y obligando a desplazarse a más de 78.000 refugiados.

Un avión fletado por ACNUR efectuará tres vuelos al campo de aviación de la región de Dadaab el próximo domingo desde Nairobi, para entregar 25.000 lonas de plástico aislante, paquetes sanitarios de emergencia y 7.2 toneladas de combustible.

La distribución inicial del sábado es de capital importancia, puesto que existe una necesidad urgente de plásticos aislantes para ayudar a los refugiados a reconstruir sus viviendas.

Si las carreteras permanecen inaccesibles, el ACNUR organizará más vuelos la próxima semana para traer más material de emergencia a Dadaab donde tres campos de refugiados próximos a la frontera con Somalia, acogen a más de 160.000 personas, principalmente refugiados somalíes, 30.000 de los cuales huyeron en los últimos meses de caos y los enfrentamientos armados que tienen lugar en Somalia.

Las inundaciones de esta semana destrozaron gran parte de la carretera que conducía a Dadaab, desde la capital provincial de Garissa dejando completamente aislados los masificados campos de refugiados, ubicados en el este de Kenia.

El personal de ayuda humanitaria de los campos distribuirá una parte del material, (incluidas las lonas plásticas, colchones de plástico para dormir y otros utensilios) entre los refugiados que están en peores condiciones.

Desde los principales almacenes de Dadaab, no se ha podido distribuir ayuda humanitaria hoy a los dos campos más afectados, debido a las ingentes cantidades de agua que han arrasado la región.

Los enfermos y los mayores serán los principales destinatarios del reparto de hoy, dada las existencias limitadas de material.

Por otra parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) está repartiendo 20.000 sacos de arena para proteger los hospitales y las clínicas de los campos de Ifo y Dagahaley. El personal sanitario advierte de que están aumentando los casos de diarrea, pero que se mantienen dentro de unos límites razonables. El hospital del campo de Ifo ha quedado severamente dañado por las inundaciones por lo que algunos pacientes tendrán que ser trasladados a zonas menos afectadas del complejo.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android