Sesión especial de la Asamblea General sobre las acciones de Israel en los territorios ocupados

17 Noviembre 2006

El embajador israelí ante la ONU dijo hoy que el derramamiento de sangre en los territorios ocupados podría terminar en un segundo si cesaran los actos terroristas.

Dan Gillerman habló ante la Asamblea General que hoy celebró una sesión especial de emergencia sobre las acciones de Israel en esos territorios, una sesión que el diplomático consideró “un ejemplo más del abuso de los procedimientos del órgano por los Estados miembros”.

“El debate de esta mañana y el de otros cuatro órganos de las Naciones Unidas sobre este tema, incluido el Consejo de Derechos Humanos hace dos días, no ofrece al gobierno de Hamás ningún incentivo para renunciar a sus medios terroristas”, dijo Gillerman.

El embajador israelí sostuvo que Hamás tiene el monopolio de la atención y simpatía de la Asamblea General.

Por su parte, el observador permanente de Palestina, Riyad Mansour, explicó que la respuesta a los ataques israelíes como el de Beit Hanoun, que costó la vida a 19 civiles, debería haber venido del Consejo de Seguridad.

“Pero el Consejo de Seguridad no pudo asumir sus responsabilidades debido al voto negativo de uno de sus miembros permanentes a una resolución que condenaba ese acto criminal y exigía una investigación”, dijo Mansour.

Ese veto, según el diplomático palestino, envía el mensaje equivocado a Israel de que puede continuar cometiendo actos de agresión impunemente.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android