La agricultura ocupa 70% del trabajo infantil mundial, según la FAO

14 Septiembre 2006

El 70% del trabajo infantil mundial ocurre en el sector agrícola, en el que muchos niños desempeñan actividades peligrosas y cumplen horarios prolongados, señaló la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Estos niños utilizan instrumentos afilados fabricados para adultos, cargan un peso excesivo para su cuerpo y operan maquinaria peligrosa. Los menores que realizan labores agrícolas también están expuestos a plaguicidas tóxicos, enfermedades y condiciones de trabajo insalubres, agregó el organismo de la ONU.

La agricultura es uno de los tres sectores laborales más peligrosos, junto con la minería y la construcción, desde el punto de vista de las muertes y lesiones relacionadas con el trabajo. Esto afecta en especial a los menores, más vulnerables debido a su falta de experiencia o capacitación y porque su cuerpo todavía está desarrollándose.

“Algunas actividades agrícolas son tan peligrosas que se debería prohibir que las realicen los menores”, explicó Parviz Koohafkan, director de la División de Desarrollo Rural de la FAO.

Sin embargo, aseguró que no todas las actividades de trabajo que realizan los niños son nocivas para su desarrollo y su bienestar: “en la agricultura de subsistencia y doméstica, la participación de los niños en las actividades agrícolas de la familia les ayuda a obtener conocimientos valiosos, a adquirir autoestima y contribuir a la producción de ingresos para la familia, lo que repercute positivamente en sus propios medios de subsistencia”, dijo.

No todas las formas de trabajo que realizan los niños se consideran trabajo infantil de acuerdo a las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). A partir de los 12 años de edad se permite el trabajo ligero que no interfiera con la escolarización, así como el trabajo de menores desde los 15 años, que no esté clasificado como peligroso.

El trabajo infantil, de acuerdo a los convenios de la OIT, es aquel que es nocivo para el bienestar de los niños y representa un obstáculo para su educación, desarrollo y medios de subsistencia futuros. Cuando los niños están forzados a trabajar largas horas en el campo, se limita su capacidad de asistir a la escuela o de recibir formación profesional y, en consecuencia, se limitan también sus posibilidades de movilidad económica y social, y de progreso posterior en la vida.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android