Líderes sudaneses deben responder por tragedia en Darfur, dice Annan

8 Septiembre 2006

El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, dijo hoy que los líderes de Sudán deben responder individual y colectivamente por agudizar el sufrimiento de la población de Darfur al rechazar la entrada de una fuerza de paz de la ONU a la región.

Al volver a la sede de la Organización tras su gira de dos semanas por Medio Oriente, Annan declaró ante la prensa que han sido infructuosos sus esfuerzos, y los de algunos países, por persuadir al gobierno sudanés a autorizar el traspaso de la Misión de la Unión Africana en Sudán (AMIS) a una operación de paz de las Naciones Unidas.

La situación en Darfur es “seria y desesperada” y los líderes sudaneses “deben responder como responsables de lo que le ha ocurrido a la población” de esa región sudanesa, enfatizó el Secretario General.

El 31 de agosto pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU, aprobó una resolución que autoriza la creación de una fuerza de paz para Darfur –que sustituiría a la AMIS–, pero condicionó su despliegue al consentimiento del gobierno de Sudán.

Sin embargo, las autoridades sudanesas indicaron el lunes pasado que le pedirían a las tropas de la AMIS que salieran de Darfur para fines de septiembre si la Unión Africana confirmara que no puede continuar desempeñando esta operación de paz.

“La comunidad internacional no llegará a Darfur como una fuerza invasora sino para ayudar a proteger a la gente”, subrayó Annan, para luego anunciar que el Consejo de Seguridad discutirá este tema el lunes entrante.

La resolución del Consejo de Seguridad estipulaba que la Misión de las Naciones Unidas para Sudán (UNMIS), apostada en el sur del país, debería ampliarse a 17.300 militares que serían desplegados en Darfur tan pronto lo autorizara el gobierno sudanés.

A partir de su inicio en 2003, el conflicto en Darfur entre el gobierno, las milicias armadas y los rebeldes ha dejado más de 180.000 muertos y ha causado el desplazamiento de más de dos millones de personas, además de que tres millones –la mitad de los habitantes de la región– dependen de la asistencia alimentaria internacional para sobrevivir, en un escenario cada día más peligroso para los trabajadores humanitarios.

El cinco de mayo pasado, el gobierno de Sudán y una parte del Movimiento de Liberación de Sudán (SLM) firmaron el Acuerdo de Paz de Darfur en Abuja, Nigeria, por iniciativa de la Unión Africana.

El Acuerdo, que no se ha cumplido a cabalidad, plantea mecanismos para la integración del ejército gubernamental y el rebelde y manda el desarme de las milicias progubernamentales Janjaweed, acusadas de cometer las mayores atrocidades en Darfur.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.