Darfur: Consejo de Seguridad autoriza creación de fuerza de paz de la ONU

31 Agosto 2006

El Consejo de Seguridad de la ONU, aprobó hoy una resolución que autoriza la creación de una fuerza de paz para Darfur pero condiciona su despliegue al consentimiento del gobierno de Sudán.

El texto, promovido por Estados Unidos y Gran Bretaña, obtuvo el respaldo de doce de los quince miembros del Consejo y tres abstenciones: China, Rusia y Qatar.

Según la resolución, la Misión de las Naciones Unidas para Sudán (UNMIS), apostada en el sur del país, sería ampliada hasta 17.300 militares que serían desplegados en la región de Darfur tan pronto como lo autorice el gobierno sudanés, que hasta ahora se ha opuesto a la transferencia de la Misión de la Unión Africana en la región a una operación de paz de la ONU.

La fuerza de paz propuesta también incluye un componente civil de hasta 3.300 policías.

El objetivo de esta operación, explica el texto, es detener la violencia que ha causado la muerte de más de 180.000 personas y el desplazamiento de más de dos millones, dando lugar a la mayor crisis humanitaria de la actualidad.

El embajador de China, Guangya Wang, explicó la abstención de su país diciendo que la resolución sólo será útil cuando el gobierno de Sudán consienta la entrada de las tropas de la ONU a Darfur.

No obstante, enfatizó que China respalda la decisión del Consejo en términos de contenido, aunque no de tiempos.

El embajador de Ghana, presidente en turno del órgano de seguridad de la ONU, Nana Effah-Apenteng, dijo que la adopción de la resolución es un primer paso en la dirección correcta e indicó que el 8 de septiembre se volverá a discutir el tema en el Consejo para evaluar la respuesta del gobierno sudanés y decidir cómo proceder.

Por su parte, John Bolton, embajador de Estados Unidos, se mostró satisfecho con la aprobación y subrayó que ahora el Consejo debe centrarse en la implementación de las medidas estipuladas en el texto.

Cuando se le preguntó que pasaría si el gobierno de Sudán mantuviera su postura de rechazo a la fuerza de la ONU, Bolton recalcó que la resolución sólo “invita” a las autoridades sudanesas a consentir la decisión del Consejo.

Agregó que “el silencio consiente”, por lo que si no hay una obstrucción explícita, se entenderá que Sudán no se opone.

A partir de su inicio en 2003, el conflicto en Darfur entre el gobierno, las milicias armadas y los rebeldes ha dejado más de 180.000 muertos y ha causado el desplazamiento de más de dos millones de personas, además de que tres millones –la mitad de los habitantes de la región– dependen de la asistencia alimentaria internacional para sobrevivir, en un escenario cada día más peligroso para los trabajadores humanitarios.

El cinco de mayo pasado, el gobierno de Sudán y una parte del Movimiento de Liberación de Sudán (SLM) firmaron el Acuerdo de Paz de Darfur en Abuja, Nigeria, por iniciativa de la Unión Africana.

El Acuerdo, que plantea mecanismos para la integración del ejército gubernamental y el rebelde y define el desarme de las milicias progubernamentales Janjaweed, acusadas de cometer las mayores atrocidades en Darfur.

Sin embargo, el Acuerdo no ha sido cumplido a cabalidad y el gobierno de Sudán se ha opuesto hasta el momento al traspaso de la Misión de la Unión Africana a la ONU y ha enviado tropas a Darfur.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.