ACNUR ayuda a desplazados de la frontera del sur del Líbano

29 Agosto 2006

La Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) anunció hoy que sus equipos están trabajando a lo largo de la frontera del sur de Líbano para asistir a miles de desplazados que no han podido regresar a sus hogares ya que sus casas han sido destruidas y prevalece la inseguridad.

Jennifer Pagonis, portavoz en Ginebra del ACNUR, dijo en rueda de prensa que los convoyes de ayuda de la agencia se dirigen a diario a pueblos del sur de Líbano para transportar miles de materiales básicos como tiendas de campaña, sábanas, colchonetas y utensilios de cocina.

“Las tiendas de campaña son una medida de emergencia que ayuda a aquellos cuyas casas han sido destruidas o están en ruinas y necesitan ser reconstruidas” explicó Pagonis.

Añadió que los equipos de emergencia están descubriendo “cada vez más acerca de la complejidad de la situación de los desplazados”. Aunque la mayor parte del millón de libaneses que huyeron ya se encuentra en su casa, miles continúan desplazados.

Expertos del ACNUR han detectado señales de los efectos sicológicos de la guerra, especialmente en niños. En Sigon y Nabatiyah, la agencia está organizando campamentos para los niños de las áreas como una forma de reducir el trauma de la guerra.

“Muchas de las personas que continúan desplazadas están junto a amigos o familiares en los alrededores de sus casas. Pero otros están mucho más lejos, el ACNUR incluso ha encontrado a familias que se marcharon a Siria”, señaló Pagonis.

Por otra parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recordó que el peligro más inmediato para las personas que regresan a sus casas es el gran número de minas y otros artefactos sin detonar.

El pasado fin de semana, cuatro niños fueron heridos cuando explotó uno de estos dispositivos.

Se estima que el 10% de las municiones lanzadas durante los 34 días de conflicto entre el ejército Israel y Hezbolláh no ha sido detonado, y por esa razón, la agencia continúa la campaña de educación sobre los peligros de las bombas que no han explotado.

El abastecimiento de agua sigue siendo una prioridad para la agencia, que suministra a diario unos 140.000 litros de agua embotellada a los niños libaneses y sus familiares.

También hoy se anunció en Ginebra la próxima visita del relator especial sobre el derecho a la alimentación, Jean Ziegler, a Líbano, que se producirá del 11 al 14 de septiembre próximo.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android