OIT destaca alta tasa migratoria de trabajadores en Asia

25 Agosto 2006

En los últimos años, casi tres millones de trabajadores en Asia han dejado sus hogares cada año para trabajar en el extranjero, según un informe presentado en la Reunión Regional Asiática de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Aunque la creciente movilidad ha beneficiado tanto a los países de emigración e inmigración como a los propios trabajadores migrantes, la migración también plantea retos enormes a los Estados de la región, muchos de los cuales todavía deben elaborar políticas y programas que regulen los movimientos transfronterizos, protejan los derechos básicos de los migrantes, incluidos los que se encuentran en situación irregular, y se ajusten a los choques externos de los mercados laborales, agregó el estudio.

Según la OIT, la de Asia es una de las mayores migraciones por trabajo de la historia.

Otra nueva tendencia es que la propia región esta absorbiendo una proporción creciente de esos trabajadores.

Entre 1995 y 2000, se calcula que entre 2,6 y 2,9 millones de trabajadores migrantes asiáticos (tanto registrados como indocumentados) dejaron sus hogares para trabajar fuera, y que 40% de ellos se desplazó a otros países de Asia y el Pacífico.

En Singapur, los migrantes constituyen ya el 28% de la fuerza laboral, mientras que en Malasia se estima que representan el 12%.

Ibrahim Awad, director del Programa de Migraciones Internacionales de la OIT, explicó que se trata de un cambio importante en comparación con los decenios de 1970 y 1980, cuando más de 90% de los migrantes encontraba trabajo fuera de la región. En esos decenios, los estados del Golfo y Europa eran los destinos principales.

Las actuales políticas de admisión de trabajadores siguen brindando más oportunidades para aquellos que estén dispuestos a aceptar los empleos que los trabajadores del país dejan vacantes, ya sea en los hogares, las granjas o las fábricas. No obstante, en algunas de las economías más avanzadas de la región la necesidad de competir con una demanda mundial de trabajadores altamente calificados está derribando las barreras que hasta entonces habían restringido el acceso a los trabajadores extranjeros.

Así, la movilidad de los profesionales aumenta cada vez más en la región. Japón se ha abierto un poco más a los ingenieros informáticos y las enfermeras de origen extranjero. Singapur está concediendo más permisos de residencia permanente a académicos, administradores y biotecnólogos. En el futuro, se espera que China también se convierta en uno de los principales competidores en la búsqueda de administradores y científicos extranjeros altamente capacitados.

Por otra parte, la tendencia global hacia la feminización de la migración laboral se hace más evidente en Asia. Las trabajadoras migrantes de las Filipinas, Indonesia y Sri Lanka representan entre 60 y 80% de todos los migrantes. Las mujeres de Asia Meridional se están desplazando cada vez más para trabajar y, aunque la mayoría sigue dirigiéndose a Oriente Medio, ahora empiezan a viajar también a Malasia, Hong Kong (China), Mauricio y las Maldivas.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android devices.