UNICEF advierte escasez de agua potable en el sur de Líbano

22 Agosto 2006

Según las primeras evaluaciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el conflicto en el sur de Líbano ha provocado una gran destrucción en los sistemas de agua y saneamiento.

En diez de doce de las comunidades afectadas por la violencia, las canalizaciones subterráneas y otras infraestructuras relacionadas con el agua han resultado gravemente dañadas o destruidas, reportó el organismo de la ONU.

El especialista en agua y saneamiento de UNICEF, Branislav Jekic, destacó que la demanda más urgente de la población se refiere al acceso al agua. “Donde vayamos, cuando preguntamos a la gente qué es lo que más necesita, la respuesta es siempre la misma: agua”, dijo.

Añadió que la grave escasez de agua potable puede dificultar el proceso de reconstrucción. “La gente quiere regresar a su comunidad; pero regresará o no dependiendo de la disponibilidad de agua que tengan”, afirmó Jekic.

Otras evaluaciones realizadas han llegado a conclusiones muy parecidas. En el distrito de Tiro, por ejemplo, los sistemas de agua y saneamiento en 42 de 70 municipios han resultado dañados.

La respuesta de UNICEF a esta situación está cobrando fuerza. A corto plazo, la distribución de agua embotellada se está intensificando. Desde el principio de la crisis el pasado 12 de julio, se han distribuido en las comunidades más afectadas, incluyendo Bint Jubail, Ait el Shaab y Tibnin, más de 250.000 litros de agua envasada.

Actualmente, se están enviando en camiones al sur del país cerca de 50.000 litros de agua por semana. Y esta cantidad será más del doble durante el fin de semana.

Cada vez más, la provisión de agua embotellada se complementa con la instalación de grandes depósitos de agua que cubren mejor las necesidades de la comunidad.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android