Piden asistencia de la ONU para enfrentar inmigración irregular de África a Europa

13 Julio 2006

Un grupo de casi 60 países africanos y europeos solicitó la ayuda de la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, para enfrentar el flujo de inmigrantes irregulares africanos a Europa, que frecuentemente pone en peligro sus vidas y también involucra a traficantes de personas.

El tema concierne específicamente al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), pues a menudo las personas en busca de refugio viajan mezcladas con los emigrantes.

En una declaración firmada este martes en Rabat, capital de Marruecos, los ministros de 57 países acordaron establecer una estrecha colaboración con el fin de controlar la inmigración no autorizada – en que la mayoría de las personas carece de la documentación requerida – “de manera óptima y en un espíritu de responsabilidad compartida”.

Los firmantes se comprometieron a adoptar “un enfoque global, equilibrado, pragmático y operacional” y a respetar los derechos y la dignidad de los emigrantes y refugiados. La declaración de Rabat también reconoció “la necesidad de suministrar protección internacional adecuada, de acuerdo a las obligaciones internacionales de los países asociados”.

La declaración invita a las organizaciones internacionales, incluida ACNUR, a ayudar en la implementación de las recomendaciones acordada, y Suecia anunció que financiaría un plan de acción de diez puntos, presentado a los participantes por el jefe de ACNUR, el portugués António Guterres.

El plan, que intenta enfrentar las migraciones mixtas e irregulares y al mismo tiempo proteger los derechos de refugiados y emigrantes, solicita también la cooperación judicial y policial contra el tráfico de personas y las redes criminales que operan en las rutas de inmigración irregular. Las fuerzas navales, aéreas y terrestres asistirían en la identificación de esas rutas.

La conferencia fue convocada mientras crece el flujo de africanos que llegan a países como Italia y España, a menudo en travesías de alta mar a bordo de naves precarias y en malas condiciones. Los firmantes de la declaración de Rabat se reunirán nuevamente dentro de cuatro años para evaluar el cumplimiento del plan.

Los solicitantes de refugio y asilo representan una proporción relativamente pequeña de los 200 millones de personas que se estima emigran cada año en el mundo actualmente. En muchos casos, sin embargo, los refugiados viajan junto a los emigrantes, como parte de movimientos migratorios mixtos.

 

Para estar informado de la actualidad internacional, subscríbete a nuestro boletín.
Descarga nuestra aplicación Noticias ONU para IOS o Android